Comer bien, moverte más y no fumar son algunas medidas que te reportarán mejor salud.

Con motivo del Día Mundial de la Salud (7 de abril), repasamos las recomendaciones médicas más importantes que pueden ayudarnos a vivir con mejor salud y ánimo, ahora y mañana.

  1. Empezar a correr: la actividad aeróbica (como el running), regula la presión arterial, aumenta la capacidad pulmonar, reduce el estrés y aumenta la densidad ósea.
  2. Comer más proteína vegetal: estas sustancias nos brindan aminoácidos necesarios, y nos ayudan a disminuir la presión arterial y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cáncer.
  3. Tomar el de sol con cuidado: la vitamina D del sol puede protegernos de enfermedades, mejorar la salud ósea y prevenir la depresión. Eso sí, usa protector solar de factor elevado.
  4. Beber café: algunas investigaciones indican que la ingesta moderada de café (1 taza al día) puede combatir la diabetes tipo 2, reducir el riesgo de demencia y de enfermedades cardíacas.
  5. Consumir nueces: un estudio de Harvard halló que los que comían nueces a diario tenían un 20% menos de probabilidades de morir por cáncer, dolencias cardíacas y respiratorias.
  6. Usar especias: los condimentos naturales son una alternativa saludable a la sal y el azúcar, además, tienen propiedades antiinflamatorias, digestivas y antioxidantes (cúrcuma, canela).
  7. No fumar: el tabaco hace que envejezcamos más rápido y daña nuestro código genético, así como los vasos sanguíneos y los sistemas de múltiples órganos.
  8. Evitar el alcohol: el consumo excesivo de alcohol aumenta los riesgos para la salud, por lo que es importante beber con moderación (no más de una copa de vino tinto al día).
  9. Ingerir guindillas: los chiles picantes o guindillas pueden reducir los niveles de presión arterial, gracias a su capsaicina, disminuyendo el riesgo de accidentes cerebrovasculares.
  10. Gestionar el estrés: la tensión hace aumentar los radicales libres, unas partículas que pueden alterar la presión arterial y elevar la posibilidad de contraer enfermedades.
  11. Ejercicios de fuerza: el entrenamiento con pesas aumenta la masa muscular magra, lo que mejora el equilibrio, protege nuestras articulaciones y fortalece los músculos y huesos.
  12. Comer más vegetales: la ciencia ha comprobado que las dietas ricas en fibra reducen los niveles de colesterol y disminuyen el riesgo de enfermedades cardíacas y ciertos cánceres.
  13. Ser generoso: un estudio realizado con una población anciana mostró que quienes se comprometieron a ayudar y apoyar a otros terminaron viviendo vidas más largas.
  14. Ingerir más pescado: consumir pescados grasos (salmón) al menos 2 veces por semana puede aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3, que favorecen la salud del corazón.
  15. Lograr un sueño de calidad: descansar 7-8 horas cada noche cuida el sistema inmunológico y la función cognitiva. Dormir mal puede llevar a obesidad, enfermedad cardíaca y depresión.
  16. Sentirse joven: eres tan viejo como te sientes, y sentirte más joven en realidad puede ayudarte a vivir más tiempo. Los expertos dicen que la actitud hacia la edad afecta la salud.
  17. Levantarse de la silla: cualquier movimiento que hagas puede prolongar tu vida. La inactividad física puede significar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer y diabetes.
  18. Frutas de baya: uvas, tomates o plátanos son fuentes destacadas de fitoquímicos y antioxidantes, que pueden ayudar a prevenir o retrasar el envejecimiento cerebral.
  19. Mantener el cerebro activo: estimular el cerebro mejora el funcionamiento cognitivo por más tiempo (aprender cosas nuevas, participar socialmente, hacer rompecabezas…).
  20. Cuidar las amistades: conectarse con otros nos ayuda a disfrutar de una mejor salud mental y física, incluso a acelerar la recuperación, en caso de enfermedad.
  21. Copia el menú japonés: consumir muchas verduras y pescado y dejar de comer antes de saciarte podría explicar porque los japoneses tienen la mayor esperanza de vida en el mundo.
  22. Estirar: los ejercicios de estiramiento y flexibilidad ayudan a la salud de las articulaciones, minimizan el riesgo de artritis y favorecen el equilibrio, que ayuda a prevenir caídas.
  23. Encontrar un propósito: cuando tienes algo por lo que vivir puedes terminar quedándote un poco más. Y es que, según los psicólogos, crear sentido en la vida trae felicidad y salud.
  24. Pensar en positivo: tener una visión positiva puede favorecer el seguimiento de hábitos saludables (hacer ejercicio y comer bien), y está relacionado con niveles bajos de inflamación.
  25. Caminar más: según la Sociedad Europea de Cardiología, 25 minutos diarios de caminata enérgica pueden sumar 3-7 años de vida, y prevenir de dolencias cardíacas, diabetes y cáncer.
  26. Ser voluntario: el voluntariado ayuda a prolongar la vida (si se hace desinteresadamente), puesto que puede disminuir la presión arterial, y reducir el estrés y la depresión.
  27. Tener sexo: las personas que permanecen sexualmente activas tienden a vivir más. Ya que libera oxitocina (hormona del bienestar), reduce la presión arterial y ayuda a dormir mejor.
  28. Vela por tus dientes: una dentadura sana puede disminuir la cantidad de bacterias dañinas en el cuerpo, fomentar una dieta más equilibrada y mejorar la salud general.
  29. Descartar los refrescos: hay pruebas sólidas de que las bebidas con azúcar contribuyen al desarrollo de la diabetes, la obesidad, el síndrome metabólico y enfermedades del corazón.
  30. Comprometerse: el matrimonio puede aumentar la esperanza de vida, protegernos del estrés y mejorar el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, Alzheimer o cáncer.
  31. Ser agradecido: concentrarse en los aspectos positivos nos ayuda a priorizar lo importante, reducir el estrés y encontrar la motivación para mantenernos activos y alimentarnos bien.
  32. Hidratarse: el agua puede ayudar a que los riñones y el hígado funcionen de manera óptima, favorecer la pérdida de peso y promover una piel más sana y juvenil.
  33. Sorprenderse: el asombro genera emociones positivas y puede reducir la inflamación y disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes e, incluso, Alzheimer.
  34. Tomarse unas vacaciones: la ciencia dice que simplemente pasar unos días de vacaciones puede ser una forma de vivir más tiempo, porque reduce el estrés y aumenta la felicidad.
  35. Comer limpio: esto es, ingerir la mayor cantidad posible de alimentos integrales naturales y vegetales de todos los colores, y limitar las carnes, los lácteos y el azúcar.
  36. Tener una mascota: interactuar con animales reduce el cortisol (hormona del estrés), aumenta la oxitocina y disminuye la presión arterial y el riesgo cardiovascular.
  37. Ver videos de gatos: un estudio de la Universidad de Indiana encontró que ver videos de gatos ofrecía más energía y positividad, y ofrecía menos emociones negativas, como ansiedad.
  38. Tener hijos/as: un proyecto reciente de Suecia descubrió que los hombres y las mujeres vivían más tiempo después de los 60 años si tenían hijos (por el apoyo social).
  39. Disfrutar de los nietos: además de mantenerte físicamente activo, los nietos te ayudan a aprovechar los beneficios de la conexión social.
  40. Hacer revisiones periódicas: los chequeos regulares de detección pueden aumentar la longevidad, al encontrar enfermedades prevenibles o modificables en la infancia.
  41. Conectar con la naturaleza: las personas que viven en áreas con más vegetación y áreas verdes tienen una tasa de mortalidad 12% menor.
  42. Mantener un peso saludable: tener sobrepeso está asociado con una serie de problemas de salud que acortan la vida, como enfermedades cardíacas y diabetes.
  43. Tomar calcio: este mineral ayudará a prevenir que nuestros huesos se vuelvan más frágiles con los años. Lo encontrarás en el pescado enlatado, la leche y las verduras de hojas verde.
  44. Sí al chocolate negro: puede mejorar los lípidos en la sangre, al ayudar a aumentar los niveles de colesterol HDL saludable, lo que protege el corazón y reduce el riesgo de cáncer.
  45. Meditar: se ha descubierto que la meditación puede incrementar en un 30% una enzima que ayuda a proteger del daño celular y del envejecimiento, y mejorar la concentración.
  46. Cantar: el canto podría ayudar a la función inmunológica y mejorar la frecuencia cardíaca, a través de las respiraciones profundas. Además, tiene un efecto positivo en la calidad de vida.
  47. Conectarse a las redes sociales: mantenerse conectado en línea con las redes sociales puede mejorar la longevidad, siempre que dediques tiempo a actividades reales de apoyo.
  48. Reírse: la risa profunda podría ser una forma de ejercicio que disminuye la rigidez arterial, (ayudando a su corazón), mejorar el azúcar en la sangre y eliminar el estrés.
  49. Tener plantas: llenar tu casa con plantas podría reducir el nivel de compuestos orgánicos volátiles del ambiente y disminuir el riesgo de sufrir trastornos neurológicos y cáncer.
  50. Tiempo para uno: dedicar un tiempo a hacer actividades que te gustan es una estrategia de mente y cuerpo, que ayuda a reducir el estrés y mejorar tu salud global.
"El que tiene salud, tiene esperanza; el que tiene esperanza, lo tiene todo".