Organiza tu hogar de forma sana y armoniosa, según los principios de esta técnica oriental

Feng Shui es una metodología de la Medicina Tradicional China que permite restablecer la conexión entre una persona y su entorno, en busca de un mayor bienestar global.

Según la Escuela Europea de Feng Shui, esta técnica oriental con más de 3.000 años de antigüedad crea hogares armónicos y saludables que influyen positivamente en nosotros.

Así siguiendo los principios del Feng Shui con la disposición correcta de elementos (edificios, muebles, objetos y plantas) en una casa se puede favorecer la claridad mental, la creatividad y las relaciones afectivas.

Pasos para ordenar según el Feng Shui

Ventanas: el Feng Shui cree que las ventanas son los ojos de la casa. No aconseja ni la escasez ni el exceso de ventanas, ya que ofrecen energía pero también quitan privacidad. Las plantas y los adornos ayudan a retener la mirada al interior.

Plantas: los lirios (símbolo de abundancia), el bambú o el trébol atraen la buena suerte. Las hierbas aromáticas, como el romero o la lavanda, ayudan a equilibrar y aromatizar el entorno.

Adiós a lo viejo: hay que dejar espacio para que entre nueva energía. Deshazte de todo aquello que no tiene una función clara o que intuyas que no volverás a usar. No pongas animales disecados, fotos de difuntos ni objetos punzantes a la vista.

Muebles: evita colocarlos en medio de la línea recta imaginaria que hay entre puertas y ventanas para no entorpecer la energía. Recuerda que los materiales naturales, como la madera, nos evocan calidez y la idea de una vida más sencilla.

Luz: pon más claridad sobre los espacios donde hay actividad (encima de las mesas) y deja la luz tenue en los dormitorios. Los espejos amplifican la energía, por lo que es preferible situarlos en el baño o en el recibidor.

Tonos: apuesta por la combinación de colores para que haya un equilibrio. Los tonos yan (más vitales) son el blanco, amarillo, naranja y rojo. Los más apacibles (yin) son el gris, marrón, verde, azul y negro.

Dormitorio: la cama tiene que estar en una posición dominante, es decir, con buena visión de todos los elementos, lo que nos dará seguridad. Reduce al máximo el mobiliario.  Las paredes poco decoradas siempre dan más tranquilidad.

Como puedes ver, el Feng Shui nos propone vivir de un modo más sencillo, con el fin de conectar con la naturaleza, aprovechar las energías y mejorar nuestro bienestar.

¿Sabías que, según la filosofía china, existe un flujo vital de energía (Qi) que circula dentro de nosotros mismos y en todo lo que nos rodea?