Aunque es rico en lípidos, es un alimento altamente saludable, sabroso y muy aconsejado

Seguramente su contenido en grasas es la razón por la que se piensa erróneamente que el aguacate engorda mucho. Pero, según la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, el tipo de lípidos que contiene es saludable y, combinado con una alimentación equilibrada, puede ayudar a mantener el peso.

Todos los alimentos engordan dependiendo de la cantidad que se ingiera. Consumir aguacate todos los días no implica un aumento de peso, a no ser que se consuma en exceso (más de tres piezas diarias).

Además, al ser un alimento con alta cantidad de proteínas y grasa vegetal, produce una mayor sensación de saciedad. Estudios recientes han demostrado que este fruto reduce un 40% el deseo de comer durante las 3 horas siguientes.

Propiedades del aguacate

El aguacate destaca por ser el fruto más rico en ácido fólico (vitamina B9), vitamina E antioxidante, potasio, magnesio y vitamina B1. De ahí que tenga tantas ventajas para el sistema nervioso, la salud del corazón y el buen estado de la piel.

1. Ansiedad: su composición en lecitinas y piridoxina lo hacen un alimento aconsejado para episodios de ansiedad, nerviosismo y estrés.

2. Hipertensión: la Federación Española de Nutrición indica que el consumo de aguacate reduce los niveles de colesterol total y de su fracción LDL (colesterol malo). En su lugar, aumenta el colesterol bueno y mejora el funcionamiento del corazón.

3. Anemia: algunas investigaciones han demostrado que el aporte de energía, proteínas y hierro de este fruto son muy favorables para tratar la anemia ferropénica.

4. Piel seca: el uso tópico del aguacate, a través de cremas y cosméticos, ayuda a cicatrizar y suavizar la dermis, gracias a su riqueza en ácidos grasos esenciales.

5. Sistema inmune: estudios han concluido que ciertos compuestos del aguacate tienen propiedades antioxidantes y podrían inhibir la producción de radicales libres, responsables del envejecimiento y de diversas enfermedades.

Combínalo con verduras o cereales integrales antes que con alimentos grasientos o con mayonesa.