¿Sabes qué productos transformados industrialmente son beneficiosos para el organismo?

Cuando hablamos de comida procesada nos referimos a productos comestibles sin valor nutricional, elaborados básicamente con ingredientes tratados industrialmente, como sal, harinas, grasas y azúcar.

Según la Organización Mundial de la Salud, los alimentos se pueden clasificar según el procesamiento al que hayan sido sometidos:

1. Alimentos naturales y mínimamente procesados: verduras, legumbres, frutas, nueces, semillas, carnes, leche, y productos naturales congelados o envasados.

2. Ingredientes culinarios: grasas, aceites, harinas, almidones, azúcar y sal que han sido prensados, molidos y refinados.

3. Productos procesados: no contienen ningún alimento entero, como las sopas deshidratadas, fideos instantáneos, cereales de desayuno, zumos, galletas, salsas, helados, potitos de bebés, nuggets de pollo, palitos de pescado, etc .

Asimismo, son los productos ultraprocesados los que pueden acabar dañando nuestra salud,  ya que son nutricionalmente pobres, tienen una alta carga energética y crean adicción.

Alimentos procesados saludables

Sin embargo, existen productos que, aunque no son cien por cien naturales, pueden seguir formando parte de nuestra cesta de la compra:

1. Legumbres en bote de cristal: vegetales con alto valor nutritivo, aconsejados para comer al menos 3 veces por semana. Descartar las que vienen preparadas o con salsas.

2. Pan integral: en las panaderías de siempre hay más opciones saludables que en grandes hipermercados. Evita el blanco o de molde refinado.

3. Verduras congeladas: buena alternativa cuando hay falta de tiempo. Las diferencias nutricionales entre las frescas y las congeladas son escasas.

4. Pasta integral: nos son recomendables las pastas refinadas ni los platos preparados con pasta. Las más sanas son las integrales, las de harina de legumbre o las frescas.

5. Pescados enlatados: mejor comprar los pequeños (sardinas, anchoas, caballa), aunque tampoco hay que abusar de ellos, por su alto contenido en sal.

6. Lácteos: es preferible que la leche sea pasteurizada (desnatada, semi o entera) y huir de las azucaradas. Escoger yogures naturales y descartar los edulcorados.

7. Chocolate negro: el porcentaje de cacao es la clave. Cuanto mayor sea este, más saludable y favorable para el organismo. Piensa que lo que no es cacao es azúcar.

Recuerda que cuanto más procesado está un alimento menos sacia, mayor respuesta glucémica produce y peor perfil nutricional posee.