Practicar deporte no provoca daños, más bien aporta muchos beneficios a nuestra salud.

Existen dos mitos sobre la actividad física y las lesiones que no tienen fundamento. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid se ha encargado de desmentirlos:

  1. Correr no desgasta el cartílago de las rodillas ni disminuye la altura de los discos vertebrales. Según los expertos, varios estudios realizados a mayores de 50 años con artrosis de rodilla comprobaron que, cuantos más kilómetros corrían, más altura tenían sus discos vertebrales.
  2. Levantar peso o hacer ejercicios de fuerza no es perjudicial para la espalda. Para los especialistas, los levantadores de peso olímpicos no sufren más lesiones que otros deportistas.

En definitiva, la actividad física no es un peligro ni provoca daños en las articulaciones ni en la espalda. Tal y como explica el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, el cuerpo no es una máquina que se va desgastando con el uso: “Los huesos y los músculos son estructuras vivas y se pueden hacer más fuertes y resistentes si le proporcionamos el estímulo que necesitan”.

Riesgos del sedentarismo

La actividad física es muy beneficiosa para la salud: reduce la mortalidad y previene enfermedades. Todo lo contrario que el sedentarismo. Cuando el cuerpo no está en movimiento:

  • Quemamos menos calorías.
  • Podemos perder masa muscular y resistencia.
  • Los huesos pueden debilitarse y perder parte de su contenido mineral.
  • Podemos tener problemas para sintetizar las grasas y los azúcares.
  • El sistema inmunitario y la circulación de la sangre pueden funcionar peor.

La salud puede verse comprometida si somos sedentarios. Estos son algunos riesgos:

  • Obesidad.
  • Enfermedades del corazón.
  • Presión arterial alta.
  • Colesterol alto.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Síndrome metabólico.
  • Diabetes tipo 2.
  • Osteoporosis y caídas.
  • Depresión y ansiedad.

Otros mitos del deporte

A la hora de practicar deporte, también existen algunas creencias que no son ciertas. El Instituto de Ciencias de la Salud y la Actividad Física (ISAF) se encarga de desmentirlas:

  • Sudar adelgaza: lo único que ocurre es que se pierden líquidos, pero se recuperan rápidamente cuando nos hidratamos.
  • Tomar azúcar antes de practicar ejercicio aumenta el rendimiento: los expertos no aconsejan consumir azúcar ni otro tipo de alimentos con glucosa de 30 a 60 minutos antes de realizar cualquier actividad física. Si lo hacemos, el páncreas liberará insulina y la combinación de insulina con glucosa puede provocar una hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre.
  • El deporte aumenta el apetito: solo ocurre si se practica ejercicio intensamente. Nuestro cuerpo consume más glucosa, que disminuye en sangre. Esta situación provoca que sintamos hambre.
  • No entrenar provoca que los músculos se conviertan en grasa: cuando una persona abandona sus entrenamientos, probablemente su grasa aumentará, también debido a una mala dieta. Los músculos se van reduciendo.
  • El agua con azúcar elimina las agujetas: son microrroturas en la fibra muscular y el dolor se puede reducir mediante una recuperación activa, un masaje deportivo, inmersión en hielo, practicando yoga y con antiinflamatorios no esteroideos cuando las agujetas hayan aparecido.

Practicar deporte significa ganar en salud. Mueve tu cuerpo y no olvides que nuestros huesos son fuertes, resistentes y se adaptan. Ante cualquier duda sobre tu estado físico, consulta con tu médico.

"Desde que nacemos el movimiento forma parte de nuestra vida. Somos movimiento. ¡Movámonos!", Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.