Te contamos los ejercicios básicos para tener unos abdominales y una cintura firmes

El riesgo de obesidad depende, en gran medida, de la localización de la grasa acumulada en el abdomen. Las personas que tienen un aumento de su perímetro abdominal presentan un incremento importante del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con la Fundación Española del Corazón, mantener el peso dentro de unos límites razonables es vital para el buen funcionamiento del corazón, los vasos sanguíneos, el metabolismo, los huesos y otros órganos del cuerpo.

Asimismo, llevar una alimentación equilibrada, rica en vegetales y baja en grasas saturadas, y practicar ejercicio físico de forma regular son las claves para evitar el sobrepeso y la acumulación de grasa en el vientre.

Ejercicios para tonificar la cintura

Te proponemos algunos ejercicios sencillos que pueden ayudarte a fortalecer abdominales y flancos:

  1. Escalador

El escalador o mountain-climber sirve para movilizar el aparato cardiovascular. Colócate en posición de plancha e intenta tocar la rodilla con el codo, alternando los movimientos de piernas. Trata de mantener la cabeza alineada con la espalda, de manera que el cuerpo quede recto como una tabla. Realiza 15 repeticiones con cada pierna. Escalador

  1. Isométricos

Son ejercicios que no requieren movimientos, únicamente adoptando y manteniendo una posición un tiempo. Primero haz 3-4 planchas de cara al suelo, apoyando los antebrazos y de 30 a 60 segundos cada una. Luego repite otras tantas poniéndote de lado, colocando los codos en línea con el hombro y la espalda y la cabeza alineadas. Isométricos

  1. Oblicuos

En el suelo, sobre un costado y con un antebrazo apoyado y el otro elevado, trata de elevar el tronco 15 veces. Realiza el ejercicios tres veces en cada lado. Para hacer este movimiento correctamente mantén las piernas a unos 15 centímetros del suelo, con el brazo en flexión y la mano detrás de la cabeza.

  1. Codo-rodilla

Túmbate sobre la espalda y haz abdominales clásicos, pero elevando una pierna cada vez, como si pedalearas.  Lleva el codo a la rodilla contraria hasta tocarla. Haz tres series de 20 repeticiones. Codo-rodilla

Te animamos a que realices esta rutina tres veces por semana, en casa o en el lugar que quieras.