Practicar gimnasia en la piscina nos ayuda a ejercitar el cuerpo sin peligro alguno

El aquagym o fitness acuático, como su nombre indica, se trata de practicar una serie de ejercicios aeróbicos y coreografías en el agua. El medio acuático permite un entrenamiento completo e intenso, que requiere de más esfuerzo pero sin riesgo de lesiones.

La Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness (FEDA), recomienda realizar esta actividad física, no solo a personas de edad avanzada sino a la población en  general, debido a los muchos resultados positivos que aporta.

Beneficios de hacer gimnasia en el agua

  1. Menos sensación de cansancio: el hecho de que el cuerpo flote en el agua nos permite realizar más movimientos sin sentir tanto la fatiga o el cansancio.
  2. Escaso riesgo de lesión: los ejercicios realizados en el medio acuático resultan poco lesivos, ya que la tensión sobre las articulaciones disminuye significativamente.
  3. Mejora toda la musculatura: la resistencia que ejerce el agua incrementa el esfuerzo que se hace con los músculos. Esto ayuda a obtener mayor tonificación, flexibilidad y musculatura global.
  4. Entrenamiento cambiante: las rutinas físicas que se proponen pueden incluir diferentes aparatos o programas, lo que permite adaptar la clase en función del estado físico del grupo y evitar también la monotonía.
  5. Libera el estrés: ayuda a eliminar el estrés y relajar las tensiones musculares.

Después de realizar esta actividad física, mejora el estado de ánimo, la sensación de bienestar y el descanso.

Ejercicios en el agua

Para el pecho: con un rulo de foam entre las manos, sube y baja los antebrazos sin despegar los codos del cuerpo, intentando que el cilindro sobresalga del agua.

Para piernas: abraza una pelota grande e intenta flotar con las piernas estiradas rectificando la postura, sin mover brazos ni piernas. También puedes fortalecer las piernas caminando en el agua elevando exageradamente la rodilla.

Para glúteos: apoyado en el borde, levanta 15 veces cada pierna hacia atrás. Luego eleva la pierna lateralmente, mientras te sujetas con el codo del lado opuesto.

De abdomen: con los codos apoyados en el borde, eleva las dos piernas hasta el ángulo recto, mientras contraes el abdomen 15 veces.