Te decimos qué alimentos funcionales te convienen cuando te sientes cansado y sin energía.

Reuniones de trabajo, tareas domésticas, compromisos familiares, problemas rutinarios… Muchas veces el ritmo diario puede hacer que nos sintamos apenas sin energía. La fatiga puede ser un síntoma de anemia (por falta de hierro en la sangre) o  el resultado de un esfuerzo físico o mental intenso y continuado que ni el descanso nocturno puede solventar.

Hay épocas del año cuando la astenia es más acusada y nuestro organismo requiere de una inyección extra de vitalidad. Y es que la fatiga no solo mina nuestra energía, también puede acarrearnos trastornos asociados, como dolores de espalda, cefaleas, problemas de memoria, falta de motivación, poco apetito, etc.

Asimismo, una alimentación inadecuada, rica en harinas refinadas, azúcares y grasas empeorará el agotamiento y acentuará la acumulación de toxinas en el organismo. Mientras que una dieta variada y saludable con la cantidad adecuada de proteínas, ácidos grasos esenciales, magnesio, antioxidantes y vitamina B nos ayudará a recuperar fuerza y empuje.

¿Qué comer para vencer el cansancio?

Aunque la mayoría de alimentos vegetales son una fuente incalculable de vitaminas y nutrientes beneficiosos, algunos de ellos poseen grandes dosis de vitamina C, zinc e hidratos de carbono complejos, unas sustancias que elevan nuestra inmunidad, estimulan la producción de serotonina (neurotransmisor que regula el ánimo) y mejoran nuestro estado muscular.

  1. Apio

Esta verdura es un tónico natural, que ayuda a eliminar líquidos y residuos metabólicos, remineraliza y alcaliniza la sangre (con un pH menos ácido y más equilibrado). Puedes añadirlo a las ensaladas o guisos o bien tomarlo en zumo por las mañanas o después de las comidas para beneficiarte de sus propiedades.

  1. Nueces

Son muy recomendadas, especialmente contra el agotamiento mental y el estrés, gracias a su alto contenido en omega 3 y colina, una sustancia que permite la buena conexión entre neuronas. Basta con ingerir un par o tres nueces al día para mejorar la concentración, aliviar el cansancio físico y favorecer el bienestar mental.

  1. Legumbres

Son pequeñas pero con un enorme valor nutritivo. Garbanzos, guisantes, judías, lentejas o soja…son los granos más energéticos y reconstituyentes que existen, además, son asequibles y nos reportan hidratos de carbono, proteínas vegetales, serotonina, magnesio, zinc y vitamina B, sustancias adecuadas para vencer el agotamiento corporal y la fatiga intelectual. Recomiendan al menos consumir 3 veces a la semana algún plato de legumbres.

  1. Plátano

Se aconseja esta fruta, especialmente, en episodios de cansancio y decaimiento, puesto que es la más rica en magnesio y potasio, minerales esenciales para el buen funcionamiento del corazón  y la relajación de los músculos. Además, posee hidratos de carbono que la convierten en una de las mejores maneras de brindar energía vegetal al cuerpo.

  1. Vitamina C

Las personas sometidas a mucho estrés o desgaste físico deberían incrementar el aporte de vitamina C, que previene los efectos de la ansiedad, el envejecimiento prematuro y facilita la asimilación del hierro (necesario para tener fuerza muscular). Los expertos sugieren tomar alguna fruta rica en vitamina C en cada comida: aliña jugo de limón a las ensaladas, come mandarinas, naranjas o pomelos de postre o entre horas, ingiere pimientos crudos e incluye brócoli, rúcula o col a tus menús semanales.

Con estos productos y siguiendo una alimentación equilibrada, rica en minerales, vitaminas y proteínas podrás combatir el cansancio y sentirte más vital y enérgico.

Recuerda que para nuestro bienestar, además de la alimentación, es imprescindible llevar un estilo de vida saludable, alejado del alcohol y  del tabaco, y  gozar de un descanso adecuado.