Sentirnos bien a diario depende de varios factores. ¡Descubre cuáles y renuévate!

La salud es el estado completo bienestar físico, mental y también social, y no solo la ausencia de enfermedad o dolencia, según marca la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Teniendo en cuenta esta premisa, nuestro principal objetivo para cumplir con ese nivel de bienestar es sentirnos bien día a día. De lo contrario, podría significar que algo no está funcionando del todo bien en nuestro organismo y es hora de acudir al médico.

La buena noticia es que tener un estado óptimo de salud depende, en gran medida, de nosotros mismos. Así, si deseamos envejecer de forma sana y con calidad de vida, hay que conocer qué hábitos son los más perjudiciales, cuáles son los más adecuados, encontrar las estrategias que nos ayuden a cumplir los retos, a sentirnos motivados y a potenciarnos la felicidad.

Consejos para vivir mejor

De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, un estilo de vida saludable mejora la sensación de bienestar de las personas y disminuye el riesgo de enfermar.

  1. Cuida lo que comes

Una buena alimentación nos asegura tener nuestro organismo en nivel óptimo de salud. Consume a menudo verduras, frutas y cereales integrales; procura que la leche y sus derivados sean semidesnatados; cocina al vapor, al horno o a la plancha y usa aceite de oliva; alterna durante la semana legumbres, pescados, aves y huevos, y a su vez, reduce el consumo de carnes rojas. Y, sobre todo, evita los dulces, la pastelería y bollería industrial, así como los rebozados, las empanadas y los fritos.

2. Duerme bien

Un sueño adecuado es una de las fórmulas más importantes para mejorar nuestra calidad de vida. Ten en cuenta que si no descansas lo suficiente y bien, a la larga puede acarrearte trastornos físicos y mentales. Por ello, intenta que el reposo nocturno dure al menos 7-8 horas al día.

3. Despídete de los hábitos tóxicos

Un consumo excesivo de alcohol puede pasarnos factura, además, el es el causante de la mayoría de accidentes de tráfico, por lo que es mejor no arriesgar. Por otro lado, dejar de fumarte traerá enormes beneficios, pero requiere de un esfuerzo por tu parte. Si has intentado dejarlo y no lo has conseguido, no te desanimes, pide ayuda a tu médico y apóyate en tus familiares y/o amigos.

4. Actívate ya

Realiza ejercicio físico diario o al menos media hora 3 veces por semana. Si ahora no practicas ninguna actividad física, empieza por tareas cotidianas, como subir escaleras, hacer labores de jardinería o caminar siempre que sea posible. No sólo fortalecerás los huesos, sino que mejorarás tu masa muscular, tu circulación y tu capacidad pulmonar y, encima, liberarás serotonina lo que te hará sentir más a gusto contigo mismo. Recuerda que el ejercicio junto a una alimentación equilibrada, te ayudarán a mantener un peso saludable.

5. Desconecta de vez en cuando

Trata de evitar el estrés, planifica con tiempo tus quehaceres y hazlos sin prisa, pero sin pausa. Tu corazón te lo agradecerá. Las técnicas de relajación mediante la respiración pueden ayudarte a calmar la mente: inspira y expira aire por la nariz de forma lenta y profunda durante unos minutos.

6. Regálate momentos 

Procura encontrar un ratito de tiempo libre para pasear, leer, escuchar música, practicar deporte o pasar tiempo con tu familia y amigos. Haz cosas con las que disfrutes e intenta buscar el lado positivo de la vida.

Hoy puede ser un buen día para empezar una vida más consciente y sana. Como ves son pocos los cambios que hay que emprender. Empieza modificando aquello que te resulte más fácil, comienza por las metas pequeñas y, una vez conseguidas, tendrás más fuerza para plantearte nuevos retos.

Mentalízate de que lograrás lo que te propongas, porque son hábitos de vida que te harán sentir mejor.