Dejar todo atado en el trabajo te ayudará a relajarte y suavizará el síndrome post vacacional

Seguramente estás contando los minutos para tus soñadas y planeadas vacaciones. Los expertos, afirman que tener unos días de descanso es beneficioso para la salud física y emocional, y prevenir estados de estrés, ansiedad y depresión.

El 85% de los españoles es capaz de desconectar del trabajo durante el verano, aunque las mujeres suelen necesitar al menos dos semanas para olvidar su rutina laboral, según el portal de orientación laboral Infojobs.

No obstante, apagar el ordenador, dejar los temas laborales cerrados y marcharse tranquilo no siempre es tan fácil. Te damos algunas claves para dejar el trabajo organizado antes de coger la maleta y ayudarte a que la vuelta no sea tan dura.

Pasos para relajarse en vacaciones

1. Cierra proyectos

Intenta cerrar todos los proyectos que tengas encima de la mesa antes de irte, especialmente, aquellas negociaciones pendientes de clientes. Puedes enviar un email para comunicar de forma educada que sería conveniente concluir el tema antes de una fecha. Dejar las cosas a medias te generará mayor tensión, te impedirá desligarte de la oficina y te puede traer problemas cuando regreses.

2. Activa el ‘fuera de la oficina’

Crea una respuesta automática en tu correo electrónico que se mande cada vez que alguien te envíe un email. Para el interlocutor será grato saber el porqué no va a tener contestación hasta pasados unos días y lo verá totalmente comprensible: todos necesitamos recargar pilas. Puedes añadir la dirección de correo de algún compañero de trabajo, para cosas muy urgentes.

3. Delega en alguien

Aunque seas el responsable de una área, departamento o proyecto concreto, te mereces unos días de descanso y quizás queden flecos sueltos. Avisa a algún compañero de trabajo de aquello en trámite, pídele que hojee algunas de tus tareas y dile dónde están los archivos importantes.

4 .Escribe notas recordatorias

Deja en una libreta o agenda digital el estado en que has dejado cada tema, por ejemplo, las validaciones de un cliente o algo por revisar. El cerebro tiene gran capacidad de olvidar durante las vacaciones y es posible que en septiembre dudes de tu propia memoria. También puedes poner una alarma en el móvil que te recuerde dónde apuntaste la lista.

5. Limpia tu mesa

Un escritorio limpio y ordenado hará que tu vuelta sea más agradable, y te ayudará a retomar el trabajo con más fuerza y ánimo. Deshazte de los bolígrafos y fluorescentes que no funcionan, archiva los dosieres antiguos, tira los post-its sueltos e intenta dejar el área despejada y organizada.

6. Evádete

Intenta disfrutar de tu ocio, pasar tiempo con los tuyos, descubrir nuevos lugares, vivir otras experiencias, centrar tu atención en el presente y, sobre todo, relajarte. Desconéctate de los dispositivos digitales, quita o silencia las notificaciones del móvil y no contestes ni a los emails ni a los mensajes del chat de compañeros de oficina. Recuerda que estás de vacaciones.

Pon en práctica estos consejos para hacer que tu vuelta al trabajo sea lo más grata posible. Volver a la rutina con buen pie establece el tono para el resto del año. ¡Felices vacaciones!