Esta disciplina ayuda a quemar calorías, tonificar el cuerpo y combatir el estrés

Hay otra manera efectiva de quemar calorías, mantener un peso saludable y tonificar el cuerpo sin tener que levantar pesas en la sala de musculación o hacer entrenamientos de alta intensidad. Existen un sinfín de actividades aeróbicas de baile, como el zumba con las que, además de divertirnos, combatimos el estrés, estimulamos la memoria y nos ponemos en forma.

El zumba nació en los años 90 cuando el instructor de aeróbic colombiano Beto Pérez olvidó un día la música de sus clases y utilizó un CD de música latina, salsa y merengue que tenía en el coche. Tanto éxito tuvo aquella primera sesión, que Beto decidió adaptar las coreografías al nuevo ritmo. En poco años la modalidad saltó a los Estados Unidos y de ahí a todo el mundo.

¿Por qué te gustará practicarlo?

  1. Conseguirás un peso equilibrado: las clases, de unos 50 minutos, mantienen un ritmo moderado y una intensidad constante que puede hacernos quemar hasta 800 calorías. Además, al aumentar la frecuencia cardíaca se logra no sólo quemar carbohidratos, sino movilizar las grasas.
  2. Mejorarás el tono muscular: el zumba mezcla ejercicios aeróbicos clásicos, con saltos, accesorios como el step y rutinas de tonificación, como sentadillas o abdominales, que te ayudarán a fortalecer los diferentes grupos musculares.
  3. Ejercitarás la memoria: hay que estar atento a las indicaciones del monitor, memorizar las coreografías y seguir los movimientos rítmicos si no queremos perdernos el hilo de la clase.
  4. Descansarás mejor: la práctica de deporte libera endorfinas (conocidas como las «hormonas del bienestar»), que nos ayudan a estar de mejor humor, relajarnos muscular y mentalmente y dormir mejor.
  5. Sentirás más energía: el movimiento rítmico del baile promueve el aumento del umbral de fatiga en el organismo, además de activar la circulación y reducir la producción de ácido láctico, lo que evita el cansancio muscular.
  6. Tendrás un cuerpo más sano: las actividades aeróbicas, como el zumba, mejoran la capacidad pulmonar, puesto que elevan el ritmo de respiración y la oxigenación de todos los tejidos. Igualmente, fortalecen los huesos, ya que al movernos incrementamos los niveles de osteocalcina, hormona que favorece la densidad ósea.

El zumba lo pueden realizar personas de cualquier edad y condición física, sin ninguna restricción. Lo bueno es que cada clase es diferente, cada baile es distinto y cada ritmo tiene sus pasos y sus movimientos. ¡Es imposible aburrirse!