La movilidad y flexibilidad que permite el coche lo hacen un candidato ideal para los viajes de verano.

Verano: época de vacaciones. Disponemos de más tiempo para viajar, ya sea para estar con la familia o para conocer aquellos rincones que hacía tiempo que ocupaban nuestra agenda. Ya sea por tierra, mar o aire, durante estos meses estivales, aumenta el número de desplazamientos.

Por regla general, los europeos eligen principalmente el turismo para realizar sus viajes. Permite una mayor movilidad y flexibilidad. Dos ventajas que valoran sobremanera las familias que viajan con niños. Y es que elegir el coche da la posibilidad de improvisar y explorar destinos que no estaban inicialmente previstos. Además, no es necesario adecuar el número de enseres del equipaje al tamaño o peso de la maleta, sino del maletero. Y, por último, proporciona una mayor intimidad y libertad de horarios.

Consejos para desplazamientos seguros en coche

Por regla general, viajar con niños complica un poco la organización del viaje. Con todo, además de disponer todo lo necesario para los más pequeños, buscamos que el desplazamiento en cuestión sea seguro. Y, aunque las carreteras y los vehículos cada vez lo son más, conviene que tomemos una serie de precauciones:

  • Utiliza sistemas de retención infantiles homologadas. En función de la edad de tu hijo, debes disponer de portabebés, cucos o capazos homologados para bebés con necesidades especiales, sillas para bebés y niños, alzadores y cinturones de seguridad.
  • Usa correctamente los sistemas de retención infantiles. Aprende a instalar estos sistemas y familiarízate con ellos. Pueden prevenir entre el 50% y el 70% de las lesiones graves y mortales.
  • Cuidado con los airbags. Nunca instales una silla para bebés o niños frente a un airbag frontal, excepto si lo has desactivado.
  • Viajar en sentido contrario a la marcha. Hasta que el bebé no cumpla 15 meses y pese más de 10 kg, no puede viajar mirando hacia delante. Incluso es aconsejable que continúe haciéndolo, al menos, hasta los 4 años.
  • Asiento elevador con respaldo (a partir de los 4 años) hasta los 36 kg. Asegúrate de que el cinturón de seguridad está adecuadamente colocado a través de las zonas del cuerpo más resistentes: caderas, parte central del esternón y clavícula. Debe ofrecer una buena protección lateral para la cabeza y el tronco.
  • Cinturón de seguridad bien ajustado. Aunque el niño pese más de 36 kg, debe estar ajustado correctamente: pasa por encima de la pelvis, la parte media del esternón y la parte media de la clavícula. Si queda por encima del estómago o muy cerca del cuello, no se ajusta bien.
  • Renueva el dispositivo. En caso de accidente o colisión importante, es aconsejable cambiar el sistema de retención. Podría estar deteriorado. También conviene cambiarlo si tiene seis años de antigüedad.

Durante cualquier trayecto debemos estar descansados y es muy recomendable parar con frecuencia para cambiar de posición. Pero, ante todo, siempre debemos proteger a los hijos, nietos, sobrinos, amigos… que llevemos con nosotros en el coche. Y no importa si el trayecto es corto. Las precauciones deben ser las mismas.