El surf es un deporte acuático que consiste en mantenerse en equilibrio encima de una tabla sobre las olas

Las vacaciones de verano son el momento perfecto para romper con la rutina y probar nuevas actividades como el surf y el vóley playa, dos deportes ideales para practicar durante la época estival.

El surf es un deporte acuático que consiste en mantenerse en equilibrio encima de una tabla sobre las olas.

Aunque parece que no se necesitan muchos materiales para esta práctica deportiva, el surf requiere de algunos elementos básicos para llevarlo a cabo.

Uno de ellos es la tabla de surf, un instrumento imprescindible para practicar este deporte. Hay distintos tipos de tabla, por lo que hay que elegir aquella que se adapte a nuestro físico, nivel y estilo de surf.

La tabla también deberá contar con las quillas, unas pequeñas aletas situadas en la parte de debajo de la tabla que permiten una mayor maniobra; y una cuerda, para unirla al cuerpo del surfista.

Otro elemento fundamental es el traje de neopreno que, según la temperatura del agua, será un traje de mangas y piernas largas, un traje de mangas cortas o un trajeshorty, con mangas y piernas cortas.

En cuanto a los beneficios del surf, destaca el desarrollo de la fuerza y el equilibrio, la reducción del estrés, una mejora de la salud cardiovascular y un refuerzo de la musculatura.

Por otro lado, el vóley playa es una variante del voleibol que se juega sobre la arena, en la playa. Para jugar, dos equipos se enfrentan en un espacio separado por una red y el objetivo es pasar el balón por encima de esta e intentar que no toque el suelo en tu campo, pero sí en el campo contrario. La pelota puede tocarse con todas las partes del cuerpo, pero no se puede coger, sujetar ni retener.

El vóley playa tiene unas reglas básicas para su juego. El campo debe ser de 16×8; cada equipo deberá contar con dos jugadores; solo se permiten un máximo de tres toques por equipo para construir una jugada de ataque; y la superficie exterior del balón debe ser de material flexible para no absorber la humedad.

En lo que se refiere a los beneficios, el vóley playa destaca por la mejora de las articulaciones, la reducción de la grasa corporal, la absorción de vitamina D y la mejora del equilibrio y la agilidad.