La presbiacusia afecta a la calidad de vida de las personas que la sufren, de ahí la importancia de reconocerla y acudir al médico.

La presbiacusia es la pérdida auditiva relacionada con la edad. Suele aparecer de forma gradual a medida que envejecemos. Se produce en los dos oídos y, como se produce poco a poco, las personas que la sufren no suelen ser conscientes de que su capacidad de oír ha disminuido.

No hay una única causa que explique la aparición de la presbiacusia. La más común suelen ser alteraciones en el oído interno, cambios en el oído medio y otros más complejos en las vías nerviosas que conducen al cerebro. Además, algunos problemas médicos como la presión arterial alta o la diabetes (habituales entre las personas mayores) pueden contribuir a perder audición.

La mayoría de los tipos de pérdida de la audición son irreversibles. Por ello, perder la capacidad de oír repercute sobremanera en la calidad de vida de las personas que sufren esta dolencia. Reduce su habilidad para comunicarse e incluso afecta a su autonomía. Por ese motivo, su diagnóstico y tratamiento es fundamental.

Síntomas y medidas

Algunos síntomas permiten reconocer la pérdida de audición:

  • Amortiguación del habla y de otros sonidos.
  • Dificultad para comprender palabras, sobre todo cuando hay ruido de fondo o en una multitud.
  • Dificultad para oír las consonantes.
  • Pedir frecuentemente que se hable más lento, claro y alto.
  • Necesidad de subir el volumen de la televisión o de la radio.
  • No participar en las conversaciones.
  • Evitar algunos entornos sociales.

Los expertos desconocen cómo prevenir la pérdida de audición relacionada con la edad. Pero para retrasarla, se pueden tomar una serie de medidas:

  • Protege tus orejas. Esta medida consiste en limitar la duración y la intensidad de la exposición al ruido. Por ejemplo, en el trabajo, si hay un ruido muy molesto, puedes usar tapones de plástico para los oídos u orejeras rellenas de glicerina.
  • Controla tu audición. Si consideras que estás expuesto a un ambiente ruidoso, realiza pruebas periódicas de tu audición.
  • Evita algunas situaciones ruidosas. Modera tu asistencia o participación en eventos como conciertos de rock o en actividades como andar en moto. Todas aquellas actividades en las que se produzcan ruidos muy elevados. Protégete los oídos, dales un descanso y toma medidas cuando el sonido sea tan alto que pueda afectar a tus oídos (bajar el volumen de la música o ponerte protectores auditivos).

Es conveniente que, si percibes cualquier tipo de pérdida de audición, hables con tu médico de cabecera. Realizará un diagnóstico exacto del tipo de pérdida que sufres y te sugerirá el tratamiento más adecuado.