Te contamos cómo evitar las picaduras de mosquitos durante los meses de calor

Atraídos por el calor, los espacios con agua y luz, los insectos se activan y se reproducen sobre todo en verano. De ahí que las picaduras  sean tan frecuentes en esta época, especialmente al atardecer y a la noche.

Se calcula que insectos, como los mosquitos, las garrapatas, los chinches y las moscas transmiten enfermedades a más de 700 millones de personas cada año, algunas de mayor gravedad, como la malaria, la fiebre amarilla o el dengue.

Según la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria, el 90% de las picaduras de insecto no suelen ocasionar grandes problemas, no obstante, hay algunos casos que pueden causar reacciones alérgicas y generar complicaciones.

Cómo prevenir las picaduras

1. Emplea repelentes: estas sustancias son la manera más eficaz de protegerse, si bien hay que aclarar que no existe un repelente universal de insectos. Los hay para niños y para adultos, y el mismo producto puede ser más o menos eficaz en función de la ubicación geográfica. En caso de duda, pregunta al farmacéutico.

2. Ojo con los pequeños:  conviene extremar las precauciones con niños menores de dos años, cuya piel es más delicada. Aplica solo productos indicados para esa edad y nunca directamente en manos del niño. Existen repelentes en forma de sprayaptos desde los 12 meses y parches que pegan sobre las ropas.

3. Usa ropa adecuada: vístete con prendas que cubran la piel, mangas y pantalones largos y calcetines, principalmente cuando cae la tarde o en lugares sospechosos de frecuentar insectos. Es preferible que la ropa sea de colores poco llamativos, no usar perfumes de olor intenso y revisar la ropa de cama antes de acostarse.

4. Mosquiteras: úsalas en ventanas y puertas de depósitos de agua potable o aguas residuales y en bajos inundables de edificios. Si viajas a destinos con riesgo de paludismo, emplea telas de mosquitera alrededor de la cama.

5. Controla las plagas: las aguas estancadas y los jardines abiertos pueden ser un foco considerable de insectos. Si tienes cubos llenos en casa, vacíalos cada dos semanas. Intenta mantenerte alejado de espacios con agua sin tratar (con cloro), como estanques o fuentes. En los jardines, observa las plantas con frecuencia y si ves insectos, quítalos cuanto antes para evitar su proliferación.

6. Ventila los espacios: apaga la luz, si tienes la ventana abierta, pues los mosquitos acuden a ella como las abejas a la miel. Igualmente, si utilizas insecticidas airea bien las habitaciones. Fíjate que estos productos sean de uso doméstico y, en el caso de usar eléctricos al dormir, deja las ventanas abiertas.