Consiste en el desplazamiento y movimiento a través del agua mediante el uso de las extremidades corporales

La natación es uno de los deportes acuáticos más practicados por la población, no solo por sus beneficios físicos, sino también por sus beneficios mentales. Consiste en el desplazamiento y movimiento a través del agua mediante el uso de las extremidades corporales.

Aunque su historia se remonta a la Prehistoria, no es hasta principios del siglo XIX cuando comenzó como deporte en Gran Bretaña, con la National Swimming Society de Londres.

ESTILOS DE LA NATACIÓN

  • Crol: en este estilo, el nadador, boca abajo, mueve uno de sus brazos en el aire y con la palma hacia abajo para introducirlo dentro del agua, mientras que el otro brazo ya está sumergido. Para respirar, se gira la cabeza hacia un lado cuando pasa el brazo y se toma aire, el cual se expulsa al sumergir de nuevo la cabeza para repetir el movimiento con el otro brazo. Mientras, las piernas se mueven con los pies hacia dentro y los dedos en punta.
  • Espalda: es un estilo parecido al de crol, donde el nadador se coloca boca arriba, moviendo un brazo en el aire mientras que el otro impulsa el cuerpo desde el agua.
  • Mariposa: en este estilo, ambos brazos se mueven juntos por encima del agua al frente y luego hacia atrás, impulsando el torso hacia adelante, con un movimiento ondulante de caderas. El movimiento de los pies se llama «patada de delfín».
  • Braza: el nadador flota boca acabo y realizando movimientos parecidos a los de una rana, ya que, los brazos, apuntando al frente, se abren hacía atrás hasta quedar en líneas con los hombros, y luego se recogen por debajo del pecho. Las piernas se encogen y estiran al mismo ritmo que los brazos.

BENEFICIOS DE LA NATACIÓN

En la infancia, la natación contribuye al desarrollo motor y cognitivo de los más pequeños.

También, es un deporte muy útil para aumentar la autonomía de una persona en el medio acuático al desarrollar habilidades como la propulsión, la respiración y la flotación.

Asimismo, es una práctica deportiva muy completa, puesto que se utiliza la mayoría de grupos musculares y potencia la fuerza, la resistencia y la flexibilidad al mismo tiempo.

De la misma manera, mejora la higiene postural y movilidad articular; fortalece el sistema cardiovascular; y aumenta la quema de calorías, por lo que es una excelente aliada para la pérdida de peso.

Por otro lado, mejora el estado de ánimo, reduce el estrés y ayuda a relajarse y liberar tensiones acumuladas.