Las mejores actividades físicas para embarazadas son aquellas con un elevado componente aeróbico en las que participen los grandes grupos musculares

El deporte durante en el embarazo siempre ha sido muy cuestionado, sin embargo, numerosos estudios científicos han demostrado que la actividad física, tanto en la gestación como en el periodo post-parto, beneficia a la mujer y al feto, siempre que se realice de forma controlada y se trate de un embarazo sin riesgos.

Esto significa que, si el embarazo se desarrolla sin ninguna anomalía, se pueden seguir practicando los mismos deportes o ejercicios que se hacía antes del embarazo; eso sí, a un ritmo más lento del habitual, según señalan desde el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia.

Para la Fundación Española del Corazón, las mejores actividades físicas para embarazadas son aquellas con un elevado componente aeróbico en las que participen los grandes grupos musculares.

Por ejemplo, la natación, con los movimientos en el agua, armoniza todo el sistema muscular; andar ayuda a mejorar el estado cardiovascular; y el yoga o el pilates mejoran la flexibilidad y ayudan a combatir el estrés.

BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO DURANTE EL EMBARAZO

De acuerdo con el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia y la Fundación Española del Corazón, la práctica de ejercicio físico durante el embarazo proporciona los siguientes beneficios:

  • Tonifica la musculatura.
  • Mejora el bienestar mental, reduciendo la ansiedad y el insomnio.
  • Evita un mayor aumento de peso.
  • Mejora la capacidad cardiovascular y respiratoria.
  • Ayuda a corregir la postura.
  • Facilita la recuperación física tras el parto.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Disminuye el riesgo de diabetes gestacional.
  • Reduce las molestias digestivas

CONTRAINDICACIONES DE LA PRÁCTICA DEPORTIVA DURANTE EL EMBARAZO

Según el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia, se desaconseja el deporte durante el embarazo cuando exista sangrado, infección aguda, insuficiencia cardiaca, retraso del crecimiento intrauterino o una amenaza de parto pretérmino.

De igual forma, la Fundación Española del Corazón recomienda evitar las flexiones y extensiones intensas por la laxitud del tejido, y aquellas actividades con saltos o rápidos cambios en la dirección del movimiento.

Asimismo, no deberán practicarse deportes que puedan aumentar el riesgo de caídas o provocar molestias, como la equitación, el esquí alpino o el submarinismo.

CONSEJOS Y PRECAUCIONES

  • Antes de iniciar la práctica deportiva en el embarazo es recomendable hacerse un chequeo médico para valorar el estado de salud y comprobar que tanto el feto como la madre se encuentran bien.
  • La duración de la actividad física no debe exceder los 60 minutos si es muy suave y los 20-30 minutos si es moderada.
  • El ejercicio físico debe hacerse en suelos con buena amortiguación para evitar golpes.
  • La temperatura corporal no debe superar los 37ºC.
  • Deben evitarse los ejercicios en los que sea necesario contener la respiración.
  • La hidratación es fundamental antes, durante y después de la práctica deportiva.
  • Controlar la frecuencia cardiaca para que no supere los 140 latidos por minuto.