Se estima que afecta al 1-3% de la población y, aunque es una patología leve, puede alterar la autoestima y calidad de vida de las personas que la padecen

La hiperhidrosis es el término médico utilizado que hace referencia a la producción excesiva de sudor. Puede darse en zonas locales concretas (axilas, manos y pies) o de forma generalizada, aunque no suele ser lo frecuente.

Se estima que afecta al 1-3% de la población y, aunque es una patología leve, puede alterar la autoestima y calidad de vida de las personas que la padecen, llegando a provocar ansiedad y depresión si no se trata.

TRATAMIENTOS PARA COMBATIRLA

Aunque no existe ningún tratamiento que pueda detener la sudoración, la Academia Española de Dermatología y Venereología indica que hay varias opciones efectivas que ayudan a aliviar los síntomas.

Los antitranspirantes/antisudorales son productos que, a diferencia de los desodorantes, inhiben la sudoración, en lugar de camuflar o minimizar el olor. Lo más recomendable es aplicarlos sobre la piel seca y por la noche, para que sean más efectivos.

También están los medicamentos anticolinérgicos, fármacos que actúan contra la acetilcolina, sustancia mensajera responsable de la trasmisión de los impulsos nerviosos en las glándulas sudoríparas.

La iontoforesis es, según la Academia Española de Dermatología y Venereología, otra técnica eficaz para combatir la hiperhidrosis que consiste en «inyectar en la piel» sustancias a partir de una corriente eléctrica.

Asimismo, la toxina botulínica tipo A es el tratamiento perfecto para la hiperhidrosis en axilas, manos y pies. Este método consiste en aplicarmicroinyecciones para bloquear, de forma temporal, las glándulas sudoríparas.

La simpatectomiatranstorácica también es un tratamiento muy utilizado que consiste en eliminar los ganglios encargados de estimular la sudoración de axilas y manos.

CONSEJOS PREVENTIVOS

  • Evita la ropa sintética y ajustada y opta, mejor, por la holgada y de algodón, ya que facilita la transpiración.
  • Bebe agua de forma frecuente para ayudar a regular la temperatura corporal de tu cuerpo.
  • Suprime el consumo de cafeína, alcohol y tabaco, ya que estimulan la producción de la transpiración.
  • Lleva plantillas especiales que absorban el sudoro utiliza sandalias.
  • No te duches en exceso, ya que esto podría provocar que sudes más.