Lo primero que hay que hacer es buscar un deporte de acuerdo a nuestra condición física para poder establecer unas metas objetivas

Cerca del 60% de la población mundial no realiza ningún tipo de actividad física. Esto se debe, en parte, al aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas.

Según la Organización Mundial de la Salud, esta inactividad física es el cuarto factor de riesgo de la mortalidad en el mundo y la causa principal de, aproximadamente, un 21-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y alrededor del 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud aconseja que los niños de entre 5-17 años inviertan 60 minutos diarios en ejercicio físico de intensidad moderada a vigorosa; que los adultos de 18 a 64 años dediquen, como mínimo, 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana; y que los adultos de 65 en adelante dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos.

CLAVES PARA DISFRUTAR DE LA PRÁCTICA DEPORTIVA

Para los que no están acostumbrados, el ejercicio físico puede resultar aburrido y agotador, sin embargo, si se siguen algunas recomendaciones, el deporte puede convertirse en el aliado perfecto para desconectar y entretenerse.

En este sentido, lo primero que hay que hacer es buscar un deporte de acuerdo a nuestra condición física para poder establecer unas metas objetivas e ir superándolas, es decir, debemos ser realistas y conscientes de lo que podemos llegar a hacer y lo que no, para no desanimarnos y abandonar la práctica deportiva.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es que el deporte que hayamos elegido nos guste y nos haga sentir cómodos, ya que de lo contrario nos aburriremos y acabaremos dejándolo. Para ello, no debemos guiarnos por modas, tradiciones o por opiniones, sino por lo que a nosotros nos gusta realmente y nos hace sentir bien.

Por otro lado, muchos expertos aconsejan practicar deporte en compañía, ya que, además de ayudarnos a aumentar la motivación y la constancia, será más divertido y gratificante.

Asimismo, la música juega un papel fundamental en el ejercicio porque nos estimula y aumenta nuestra energía. Por eso, es crucial llevar un reproductor de música portátil o el móvil con canciones que nos animen a hacer deporte.

Por último, para que el deporte se vaya introduciendo en nuestra rutina y nos vaya enganchando poco a poco, es aconsejable establecer unos días a la semana para realizarlo y apuntar en un cuaderno los objetivos que vamos consiguiendo con el paso del tiempo. Esto aumentará nuestra motivación y nuestro deseo de incrementar la actividad.