Los Coronavirus son virus RNA de origen animal, cuyos virones (formas infectivas) se caracterizan por tener forma de corona.

De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, algunos de ellos son capaces de transmitirse desde los animales a las personas, produciendo desde cuadros clínicos similares al resfriado, hasta enfermedades graves.

TRASMISIÓN

La forma de trasmisión es por vía aérea a través de gotitas expulsadas por el enfermo al hablar, toser o estornudar, y por contacto con secreciones o útiles del enfermo. Se considera un metro la distancia mínima segura para evitar el contagio.

Según la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, solo en determinadas circunstancias de aerosolización podría transmitirse a una distancia mayor, motivo por el cual en los procedimientos de intubación o toma de muestras se toman precauciones reforzadas que abarcan la transmisión aérea.

PERIODO DE INCUBACIÓN

Su periodo de incubación medio abarca entre los 3 y los 14 días, aunque se sabe que puede llegar hasta 24 días. Por ello, las autoridades sanitarias recomiendan la vigilancia de las personas que hayan estado en contacto con pacientes infectados, durante al menos dos semanas.

SÍNTOMAS

Los síntomas son parecidos a los de un resfriado común: fiebre, cefalea, dolor de garganta, tos seca, dolores musculares y falta de sensación de aire.

En casos más graves, como en las personas mayores, o que sufren alguna enfermedad crónica, tipo diabetes, hipertensión, cardiopatía, enfermedades del pulmón o del sistema inmunitario(grupo de riesgo),la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene destaca que pueden provocar complicacionescomo neumonía, Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo, fallo cardiaco u otras infecciones secundarias.

FORMAS DE PREVENIRLO

Gran parte de las infecciones transmitidas por gotas se contagian cuando las manos entran en contacto con elementos que contienen dichas secreciones y luego se llevan a la boca, nariz u ojos (mucosas orales, nasales u oculares). Por ello, la mejor forma de prevenirlo es llevar una correcta higiene de manos cuando se está en contacto con una posible persona infectada.

Sobre todo, se aconseja hacerlo tras usar el transporte público, después de salir del lugar de trabajo y al llegar a casa.

Asimismo, se recomienda el uso de mascarilla quirúrgica en las personas infectadas, para evitar la salida de secreciones. Como hemos comentado anteriormente, para el contagio, se necesita estar a menos de un metro de un enfermo, y eso suele ser más habitual entre los trabajadores de los centros sanitarios, persona responsable de cuidar un enfermo con Coronavirus, o en conglomerados, por lo que en estos  casos siempre se debe utilizar una mascarilla de protección respiratoria FFP2-FFP3.

TRATAMIENTO

Para este tipo de infección viral, (a diferencia de las bacterianas que se suelen tratar con los antibióticos), no disponemos de momento de algún fármaco específico. En algunos casos de pacientes ingresados, dado el riesgo de sobreinfección bacteriana, y distrés respiratorio, se administra antibióticos y corticoides. La efectividad de estos tratamientos empíricos está aún por comprobar.