Para disfrutar plenamente del deporte en verano y tras el desconfinamiento, lo primero que debemos hacer es retomar la práctica deportiva de forma gradual

Hacer deporte en casa se ha puesto de moda durante las semanas que hemos estado en cuarentena.

Sin embargo, ahora, con la desescalada, ya podemos disfrutar de la práctica deportiva al aire libre. No obstante, debemos hacerlo con cuidado, ya que estamos en una época del año en la que el calor puede acarrear algunos riesgos si no tomamos precauciones.

Así, para disfrutar plenamente del deporte en verano y tras el desconfinamiento, lo primero que debemos hacer es retomar la práctica deportiva de forma gradual, es decir, no querer hacerlo todo desde el primer día.

También, debido a las altas temperaturas del verano, es necesario prevenir la deshidratación con una ingesta adecuada de líquidos. Para ello, es esencial beber de manera frecuente y sin esperar a tener sed.

Asimismo, otro aspecto importante a tener en cuenta es evitar las horas de más calor. Lo mejor y más sano es hacer deporte a primera hora de la mañana o a última hora del día.

Vestir con ropa adecuada y transpirable también juega un papel fundamental. Se recomienda usar prensas holgadas, de algodón y que no sean de color negro, ya que absorberían los rayos solares con más facilidad.

Para hacer deporte en verano no podemos olvidarnos de algo imprescindible: la protección solar. Se recomienda que sea resistente al sudor. Si queremos protegernos todavía más, podemos llevar gorra y gafas protectoras.

Al igual que hidratarse correctamente es clave, llevar una alimentación adecuada lo es de la misma manera. Debemos evitar, en la medida de lo posible, las comidas copiosas y optar mejor por alimentos ligeros, como la fruta y la verdura.

Por último, es primordial establecer unos días de descanso a la semana, para que el cuerpo puede recuperarse de la práctica deportiva.