El sedentarismo puede agravar los efectos de otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, el colesterol y la obesidad

Llevar un estilo de vida saludable es fundamental para gozar de buena salud; sin embargo, según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud, al menos el 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria.

Esta situación se da, entre otras cosas, por la poca participación en la actividad física durante el tiempo de ocio, y por el aumento del sedentarismo durante las actividades laborales y domésticas.

En este sentido, el sedentarismo puede agravar los efectos de otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, la obesidad y el colesterol. Y es que, por lo general, una persona sedentaria tiene sobrepeso, fuma y lleva una alimentación desequilibrada.

Por el contrario, una persona que lleva una vida activa y realiza actividad física con asiduidad tiene más probabilidades de mantener su peso y controlar el colesterol y la presión arterial.

CLAVES PARA COMBATIR EL SEDENTARISMO

Para dejar atrás el sedentarismo debemos empezar con pequeños hábitos diarios.

  1. La Fundación Española del Corazón aconseja caminar durante 30 minutos al día de forma continua. Es normal que al principio cueste un poco si no se está acostumbrado, pero con el paso del tiempo se irán viendo los resultados.
  2. Ya sea en tu casa o en tu lugar de trabajo, en vez de utilizar el ascensor, opta por subir por las escaleras: tu salud te lo agradecerá.
  3. Si eres de las personas que tiene una bicicleta estática o cinta de correr, utilízalas mientras ves la televisión. Así, podrás disfrutar de ambas cosas a la vez.
  4. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda no ‘’picotear” mientras se realizan actividades sedentarias.
  5. Si trabajas sentado en una oficina, es recomendable que te tomes unos minutos de descanso para salir y caminar. Desde la Fundación Española del Corazón señalan que romper con esa inactividad te permite desconectar de los problemas y las tensiones que surgen en el trabajo.
  6. Aprovecha el Internet que tienes en casa y ponte vídeos de yoga, pilates o zumba. Verás que cuando lleves tiempo practicando estas actividades, te sentirás mucho mejor.
  7. Queda con amigos para hacer excursiones o rutas de senderismo. Os divertiréis todos juntos y, además, estaréis haciendo ejercicio.