Los profesionales de la terapia física nos ayudan a mantenernos sanos, móviles e independientes.

El Día Mundial de la Fisioterapia se celebra este domingo, 8 de septiembre. Este 2019 centrarán sus esfuerzos en el dolor crónico. Sin embargo, esta fecha es y ha sido importante desde 1996 porque es una oportunidad para resaltar la importancia de la labor que ejercen los fisioterapeutas. Y es que, tal y como explica la Confederación Mundial de Fisioterapia (WCPT en sus siglas en inglés), estos profesionales mantienen a las personas sanas, móviles e independientes e intervienen en su bienestar físico, psicológico, emocional y social.

Cuando el movimiento y la capacidad funcional se ven amenazados por el envejecimiento, las lesiones, el dolor o los trastornos, los fisioterapeutas intervienen. Promocionan, previenen, tratan, intervienen, habilitan y rehabilitan. En definitiva, nos proporcionan las herramientas y los servicios necesarios para desarrollar, restaurar y mantener de nuevo ese movimiento máximo y esa capacidad funcional.

Beneficios de la terapia física

La fisioterapia puede beneficiarnos en cualquier momento de nuestra vida. Ya sea cuando percibimos un dolor de espalda, sufrimos lesiones repentinas o afecciones médicas más largas (asma o durante el embarazo, por ejemplo) y al practicar deporte. El beneficio es doble: además de tratar dolencias y patologías, también implica una acción preventiva de posibles lesiones.

Estos son algunos de los beneficios que nos proporciona una terapia física:

  • Reduce el dolor con menor necesidad de medicamentos.
  • Evita la cirugía en algunos casos.
  • Mejora el movimiento.
  • Mejora la recuperación de una lesión osteomuscular y lesiones tras sufrir un derrame cerebral.
  • Previene posibles caídas.
  • Mejora el equilibrio.
  • Trata problemas médicos relacionados con la edad.

¿Cómo se lleva a cabo la fisioterapia?

Los fisioterapeutas ejercen su profesión en diferentes ámbitos del sistema de salud, tanto en la atención primaria como en la medicina especializada: hospitales, centros geriátricos, centros de investigación, etc. También están autorizados a ejercer libremente su profesión: en clubes deportivos, asociaciones de enfermos, gimnasios, etc.

Estas son algunas de las técnicas que utilizan:

  • Masaje terapéutico: movilizar los tejidos blandos puede ayudar a relajar los músculos y a reducir la hinchazón en ciertas áreas. Es un tratamiento efectivo para aliviar el dolor asociado con lesiones deportivas. El masaje también ayuda a circular la sangre y el flujo linfático, y reduce la inflamación de los tejidos alrededor de las articulaciones inflamadas.
  • Ultrasonido: se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para tratar lesiones de los tejidos profundos al estimular la circulación sanguínea y la actividad celular. El objetivo es reducir el dolor y acelerar la curación.
  • Estimulación eléctrica: mediante esta técnica, el profesional suministra una corriente eléctrica al área afectada mediante electrodos que fija en la piel. El objetivo final es aliviar el dolor. Los electrodos hacen que los músculos se acorten. Es posible utilizar esta técnica con la terapia con láser y ultrasonido.
  • Crioterapia y terapia del calor: aplicar calor o frío puede ser útil cuando hay rigidez muscular. La terapia de calor implica aplicar compresas calientes, mientras que la crioterapia conlleva colocar bolsas de hielo o realizar un masaje con hielo.
"El cuerpo es el instrumento del alma", Aristóteles.