Para considerar que un paciente presenta estreñimiento debe cumplir con dos o más síntomas en más del 25% de las deposiciones

El estreñimiento es una de las consultas más frecuentes en Atención Primaria. Se caracteriza por una disminución de las evacuaciones intestinales o por la dificultad para expulsar las heces.

Según la Sociedad Catalana de Digestología, para considerar que un paciente presenta estreñimiento debe cumplir con dos o más síntomas en más del 25% de las deposiciones:  heces duras, evacuar menos de 3 veces a la semana, dificultad excesiva para evacuar, sensación de evacuación incompleta y sensación de obstrucción.

Existen dos tipos de estreñimiento según su duración:

  • Estreñimiento pasajero, se produce de forma temporal y está causado por modificaciones en la dieta o en el ritmo de vida, por efectos de algunos medicamentos o por falta de ejercicio.
  • Estreñimiento crónico, se produce por largos periodos de tiempo.

FORMAS DE PREVENIR EL ESTREÑIMIENTO

Llevar una alimentación saludable, rica en fibra, es una de las principales recomendaciones para prevenir el estreñimiento. También se aconseja beber mucho líquido (entre 2 y 2,5 litros diarios). Por otro lado, hay que reducir la ingesta de grasas animales, mantequillas y los productos de bollería industrial.

Realizar actividad física de forma regular y mantenerse activo es otra medida para combatir el estreñimiento. Por ejemplo, se puede aprovechar para ir y volver del trabajo andando, u optar por deportes como la bicicleta o la natación.

La Sociedad Catalana de Digestología recomienda mantener un hábito deposicional, es decir, intentar evacuar a la misma hora del día y hacerlo de manera relajada. Normalmente, las ganas de evacuar se producen por la mañana, justo después del desayuno, ya que es la primera comida del día con la que el intestino se pone en funcionamiento después del periodo nocturno.

Igual de importante es, según la Fundación Española del Aparato Digestivo, no resistir el impulso de defecar. Y es que, está comprobado que frenar las ganas de ir al baño acaba suprimiendo el reflejo gastrocolónico y favoreciendo el estreñimiento.

Asimismo, evitar hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol son medidas que también favorecen el hábito intestinal.

Además, tal y como recuerdan desde la Fundación Española del Aparato Digestivo, debe evitarse el sobrepeso y la obesidad, ya que ambas patologías favorecen el enlentecimiento de la motilidad colónica y dificultan el vaciado rectal, aumentando así el riesgo de padecer estreñimiento.