Para evitar el contagio, las personas que vivan con el infectado deberán tomar una serie de medidas

Posiblemente, muchas de las personas que padezcan coronavirus podrán pasar la enfermedad en aislamiento domiciliario sin necesidad de acudir al hospital.

Sin embargo, para evitar el contagio, las personas que vivan con el infectado deberán tomar una serie de medidas.

Lo primero que hay que hacer es, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, preparar una habitación propia para la persona con coronavirus y, si es posible, un baño que no tenga que compartir con nadie más. La habitación habrá que ventilarla frecuentemente.

Se evitará compartir artículos personales del hogar, como platos, toalla y ropa de cama.

La habitación deberá contar con un cubo de basura con tapa automática y que tenga una bolsa de plástico que pueda cerrarse bien.

Se aconseja no coincidir con el paciente en otras habitaciones de la vivienda para mantener los dos metros de distancia recomendados. En el caso de que el paciente tuviera que salir de la habitación, deberá llevar mascarilla.

CÓMO LIMPIAR Y DESINFECTAR EL HOGAR

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades aconsejan limpiar con agua y jabón todas las superficies que se tocan con frecuencia: mesas, picaportes, sillas, interruptores de la luz… La persona que lo haga deberá llevar guantes y mascarilla.

Para desinfectar, se deben utilizar soluciones diluidas de lejía. Es importante asegurarse de que no se haya pasado la fecha de caducidad del producto, ya que de lo contrario no sería efectivo.

Por otro lado, para lavar la vajilla se recomienda hacerlo en un lavaplatos a una temperatura de 60 grados. En el caso de la ropa del paciente, se deberá lavar por separado y a una temperatura de entre 60 y 90 grados.