El autocuidado se refiere a la capacidad de las personas para promover la salud, prevenir las enfermedades y hacer frente a cualquier dolencia

El sobrepeso, la inactividad física, el consumo de tabaco, el alcohol y llevar una inadecuada alimentación pueden ser los principales causantes de enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas y otras enfermedades no transmisibles.

Sin embargo, según la Fundación Internacional del Autocuidado, es posible reducir el riesgo de estas enfermedades llevando un buen estilo de vida y cuidando más de uno mismo mediante la práctica del autocuidado.

Para la Organización Mundial de la Salud, el autocuidado se refiere a la capacidad de las personas para promover la salud, prevenir las enfermedades y hacer frente a cualquier dolencia.

PILARES DEL AUTOCUIDADO

Según la Fundación Internacional del Autocuidado, existen siete pilares para aplicar el autocuidado:

  • El primer pilar es el conocimiento y alfabetización de la salud. Esta última es definida por la Organización Mundial de la Salud como la representación de las habilidades cognitivas y sociales que determinan la motivación y la capacidad de las personas para acceder, comprender y utilizar la información en manera de promover y mantener una buena salud.
  • El segundo pilar, tal y como explica la Fundación Internacional del Autocuidado, es el bienestar mental y autoconciencia, importante para tener una comprensión adecuada de la situación actual de la salud.
  • El tercer pilar es la actividad física regular, que ayuda a controlar el peso y a reducir el riesgo de enfermedades metabólicas. También ayuda a reducir el estrés y a mejorar el sueño y la salud mental.
  • El cuarto pilar se centra en llevar una alimentación saludable, aumentando el consumo de frutas y verduras y limitando el consumo de grasas y azúcares simples.
  • El quinto pilar se refiere a la mitigación de riesgos, es decir, evitar o reducir aquellos comportamientos que pueden perjudicar gravemente la salud.
  • El sexto pilar se basa en tener una buena higiene e incluye un conjunto específico de prácticas asociadas a la preservación de la salud.
  • Finalmente, el séptimo pilar tiene que ver con el uso responsable de los productos y servicios de salud como parte del autocuidado.