En España, se calcula que afecta al 5% de la población adulta y al 10% de los niños

El asma es una enfermedad crónica que afecta el aparato respiratorio en la cual los bronquios se inflaman y estrechan, dificultando la respiración. En España, se calcula que afecta al 5% de la población adulta y al 10% de los niños, por lo que es una afección bastante frecuente. A nivel global, la Organización Mundial de la Salud estima que, en la actualidad, 235 millones de personas padecen asma.

Esta enfermedad se caracteriza porque puede aparecer a cualquier edad, aunque no se hayan tenido síntomas previamente.

Entre los síntomas más frecuentes del asma destacan: tos, sibilancia, opresión en el pecho y disnea. Estos pueden aparecer de forma brusca, que es lo que se conoce como crisis o ataque de asma.

En algunas personas, según Clínica Mayo, el asma se exacerba por ciertos motivos o situaciones:  ejercicio, pudiendo empeorar con el aire frío y seco; por irritantes en el lugar de trabajo (gases, polvos, pavores químicos); y por la alergia, desencadenada por sustancias transportadas por el aire.

TRATAMIENTO DEL ASMA

Dependiendo de la gravedad del asma, se establece un plan de cuidados específico. En casos leves, el médico de cabecera será quien trate al paciente; por el contrario, en casos que revisten mayor gravedad o son más complejos, será necesaria la presencia de un neumólogo o alergólogo.

En cualquier caso, aunque no existe una cura definitiva, desde la Sociedad Española de Medicina Interna destacan que el tratamiento farmacológico es fundamental para controlar la enfermedad y prevenir las crisis. Independientemente de que no se tengan síntomas, hay que seguir con la medicación prescrita. Para ello, existen medicamentos que pueden ser inhalados, y otros que se administran por vía oral o subcutánea.

También es importante no fumar, pues el tabaco irrita los pulmones y, como consecuencia, provoca el estrechamiento de las vías respiratorias.

Por otro lado, en el caso de tener asma de origen alérgica, hay que evitar el contacto con todo aquello que lo produce.

PRONÓSTICO

Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica, para que haya una evolución favorable de la enfermedad, es necesario seguir el tratamiento pautado de forma correcta, tomando las dosis establecidas con la frecuencia y duración indicadas por el profesional sanitario.