Con verduras y frutas de temporada se pueden crear recetas ligeras y muy refrescantes.

El verano eleva la temperatura y modificamos nuestros hábitos alimentarios. Nos apetece comer de una forma más ligera. Por eso, en nuestros platos incluimos alimentos refrescantes que no impliquen una digestión excesivamente pesada.

Durante los meses del estío se cosechan una gran variedad de verduras y frutas con los que crear platos muy frescos y apetecibles. Y es que adquirirlos de temporada, nos asegura llevarnos a casa alimentos de calidad, con un gran sabor y a muy buen precio.

Ideas para abrir boca

Puede parecer que las ensaladas son la única opción gastronómica del verano. Sin embargo, contamos con un amplio recetario de entrantes que abrirán el apetito de tus comensales. Estas son algunas ideas para anotar:

Gazpacho: pica 1 tomate, 1 cebolleta, 1 pimiento, 1 pepino y 1 cabeza de ajo y coloca todos los trozos en un recipiente. Pica miga de pan y añádela. Sazona y vierte un chorro de aceite y de vinagre. Tritura todo el conjunto y luego cuélalo. Enfríalo en el frigorífico y sírvelo bien frío.

Vichyssoise: limpia y trocea la parte blanca de 4 puerros, 1 cebolla y 2 patatas. Rehoga primero el puerro y la cebolla y después las patatas. Cuando todo esté cocido, añade caldo de ave, verdura o agua y déjalo cocer 20 minutos. Después, retira parte del caldo y tritura el conjunto. Finalmente, añade nata o leche y utiliza el caldo retirado antes para darle el espesor que desees. Guarda la vichyssoise en la nevera y sírvela fría.

Volovanes rellenos de ensaladilla rusa: limpia 2 patatas y 1 zanahoria. Cuécelas junto con 1 huevo. Trocea los 3 alimentos y mézclalos. Agrega unas aceitunas y un poco de bonito desmigado. Aliña el conjunto con un chorrito de aceite y vinagre. Después, añade mayonesa. Cuando la ensaladilla esté lista, rellena los volovanes con ella. No lo hagas con mucha antelación porque el hojaldre se reblandecerá.

Hummus con palitos de zanahoria: tritura garbanzos cocidos, 1 diente de ajo y zumo de medio limón hasta que quede una masa espesa. Añade tahini (crema de sésamo) y comino molido y bate. Una vez coloques la masa en el recipiente final, añádele un chorrito de aceite y coloca unas aceitunas negras en el centro. También puedes espolvorearlo con pimentón rojo (dulce o picante). Aparte, lava y trocea en forma de bastones 2 zanahorias y colócalas junto al hummus.

Tostada de salmón con queso y miel: mezcla queso de untar, nata líquida y miel. Aparte, trocea salmón ahumado en tiras. Extiende la crema en el pan tostado y coloca las tiras de salmón enrolladas encima.

Brocheta de melón con jamón: trocea en cubos el melón y corta por la mitad las lonchas de jamón ibérico . Crea la brocheta alternando los dos alimentos. Elabora un aliño con sal, vinagre suave y semillas de calabaza.

Salpicón de mejillones: cuece los mejillones para que se abran y reserva el agua colada. Cuando enfríen, separa las conchas y retira la de arriba. Aparte, trocea 1 cebolleta, 1 tomate, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo y 1 diente de ajo. Alíñalas con aceite de oliva, vinagre y sal. Mételo en el frigorífico media hora para que macere. Después, rellena cada concha de mejillón con la mezcla de verduras aliñadas.

Como ves, las opciones son muy diversas y variadas. Tan solo tienes que probar y encontrar la que mejor se ajuste a tus preferencias. Así que este verano, entra en la cocina y diviértete creando.