Es un modo terapéutico vital en el tratamiento de enfermedades respiratorias.

La ventilación mecánica es aquel procedimiento que suple la función respiratoria de una persona o le ayuda para que pueda  realizarla correctamente. Este pulmón artificial sustituye o colabora en el acto de inspirar y espirar ,favoreciendo, así, la llegada de oxígeno al organismo y la eliminación de sustancias tóxicas como el CO2.

Este sistema se sirve de un sistema que genera presión positiva en las vías aéreas, forzando la entrada de aire en los alveolos, provocando el intercambio gaseoso y reduciendo el trabajo respiratorio de la persona. Los avances tecnológicos y la cada vez más exigente medicina han conducido a que pacientes con problemas de insuficiencia respiratoria crónica puedan beneficiarse de este tratamiento en sus propias casas.

La ventilación puede ser invasiva a través de un tubo endotraqueal (introducido desde la nariz o la boca) o una traqueotomía (orificio en la tráquea), o no invasiva, a través de diferentes tipos de mascarillas nasales, faciales o bucales.

La ventilación mecánica ha demostrado ser una alternativa eficaz en pacientes con insuficiencia respiratoria crónica, causada por una enfermedad neuromuscular, trastornos de caja torácica y otros síndromes de hipoventilación como la obesidad,  ya que disminuye la incidencia de complicaciones posteriores y, además, reduce los costes sanitarios.

Enfermedades con ventilación artificial

Te explicamos qué enfermedades requieren con frecuencia la ventilación domiciliaria:

  1. Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

Se trata de una enfermedad neuromuscular caracterizada por una degeneración progresiva de las neuronas motoras. Se ha demostrado que con la ventilación mecánica se prolonga la supervivencia y se mejora la calidad de vida del paciente, siendo este último el objetivo principal

  1. Distrofia muscular de Duchenne

Es una enfermedad genética, sin cura, que afecta a la distrofina, una proteína necesaria para la contracción muscular. Produce debilidad muscular, alteraciones en la frecuencia cardíaca, bajo coeficiente intelectual e hipercapnia (incremento de dióxido de carbono en sangre). La ventilación asistida aumenta la calidad de vida y mejora los síntomas derivados de las dificultades respiratorias.

  1. Distrofia miotónica de Steinert

 Se trata de una enfermedad rara, hereditaria y principalmente muscular que causa degeneración y debilidad del músculos esquelético. Entre otras manifestaciones, la afectación respiratoria ocasiona neumopatías por aspiración y debilidad y relajación de los músculos respiratorios, lo que hace necesario a la larga el uso de ventilación mecánica.

  1. Cifoescoliosis

Es una afección de la columna vertebral que, en la mayoría de casos, surge durante la infancia y que suele causar insuficiencia respiratoria. El empleo de la ventilación mecánica no invasiva se ha consolidado en la práctica diaria, puesto que produce una mejoría clínica y un nivel adecuado de oxígeno en sangre.

  1. Síndrome de hipoventilación-obesidad

Es una enfermedad que se da en algunas personas obesas, en la cuales la respiración deficiente les lleva a bajos niveles de oxígeno y niveles más altos de dióxido de carbono en la sangre. De acuerdo con los últimos estudios, la ventilación artificial es el tratamiento más efectivo.

  1. Hipoventilación alveolar central congénita

Consiste en un trastorno crónico del sistema nervioso vegetativo y del control de la respiración, causado por un gen anómalo que ocasiona problemas en el desarrollo de funciones corporales que ocurren sin pensar, como la respiración o los latidos del corazón. Las personas que lo padecen necesitan ayuda para respirar mientras duermen y, en los casos más graves, también de día.

  1. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por una reducción persistente del flujo de aire, cuyos síntomas empeoran gradualmente y puede ser mortal. La ventilación no invasiva es el tratamiento de primera línea en la falla respiratoria, ya que permite el vaciamiento espiratorio de los pulmones, mejora el intercambio gaseoso y minimiza el trabajo respiratorio del paciente.

El uso adecuado de la ventilación mecánica en el hogar ha conseguido disminuir la tasa de ingresos en el hospital, rebajar las estancias clínicas y, sobre todo, mejorar la calidad de vida e incrementar la esperanza de vida de los pacientes.