La edad, el sobrepeso o estar mucho tiempo de pie favorecen la insuficiencia venosa crónica

Las varices son dilataciones de las venas, que se hacen gruesas hasta abultar por debajo de la piel. La insuficiencia venosa ocurre cuando las varices no son capaces de devolver al corazón toda la sangre que llega a las piernas.

Según la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria, las mujeres sufren varices tres veces más que los hombres, debido a causas genéticas y hormonales.

Aunque para algunas personas solo sea un problema estético, para otras resulta una dolencia altamente molesta: pesadez y cansancio en las piernas, picor y dolor sobre las varices, calambres musculares e hinchazón en tobillos.

Por qué salen las varices

La sangre transporta el oxigeno desde el corazón a todo el cuerpo a través de las arterias. Cuando llega a los órganos y tejidos, deja allí el oxígeno y regresa al corazón por las venas.

En este camino, de las piernas hasta el corazón, la sangre tiene que vencer la fuerza de la gravedad. Para ello las venas usan un mecanismo para empujarla. Cuando éste falla, la sangre se estanca en las venas y las paredes de las venas se dilatan, pierden su forma y aparecen las varices.

Causas de la aparición de varices

Existen algunos factores de riesgo que propician la insuficiencia venosa:

-Edad

– Antecedentes familiares

– Ser mujer (por los niveles de la hormona progesterona)

– Obesidad

– Embarazo

– Permanecer sentado o de pie mucho tiempo

Cómo prevenir las varices

Duchas de agua fría: aplicar chorros de agua fresca sobre las piernas cargadas ayuda a aliviarlas. No apliques calor y evita las saunas y la cera caliente.

Medias de comprensión: póntelas antes de caminar por la mañana, especialmente si vas a estar mucho tiempo de pie. Estas medias hacen la función de las venas y ayudan a impulsar la sangre.

Peso saludable: evita el tabaco y alcohol, modera la ingesta de fritos y dulces e introduce más frutas y vegetales a tus menús, de esta manera frenarás el exceso de peso y prevendrás el estreñimiento,

Ropa holgada: tratar de no usar fajas, ligas, cinturones o pantalones muy apretados, así como calcetines con la goma estrecha, ya que cortan la circulación de las piernas.

Calzado cómodo: utiliza zapatos adecuados a diario, mejor con un pequeño tacón (3-4cm), y descarta aquellos planos o con tacón alto.

Sube las piernas: no cruzar las piernas cuando estés sentado y, si es posible, apóyalas sobre un reposapiés. Al dormir, ponlas sobre un cojín de 10-20 centímetros, para evitar que los pies se hinchen.

Muévete a diario: intenta caminar, ir en bici, nadar o bailar cada día al menos 30-60 minutos, puesto que esto estimulará la movilidad de la sangre.

De pie: si tienes que estar mucho tiempo de pie, haz ejercicios con las piernas e intenta no pasar más de una hora sin moverte. Puedes ponerte de puntillas varias veces seguidas.

No hay un tratamiento definitivo contra las varices, ni medicamentos que las eliminen, pero tomando estas recomendaciones se puede mejorar su estado y prevenir su aparición.