Hay alternativas sanas, ricas y sin azúcar que seducirán a los paladares más exigentes

La palabra “postre” no tiene porque ser sinónimo de azúcar, chocolate y calorías. Existen multitud de recetas nutritivas, sabrosas y ligeras que son una opción idónea para las sobremesas de nuestros menús. La clave está en los ingredientes que empleemos y en la forma de preparar estos postres, dejando a un lado las harinas refinadas y la mantequilla y optando por frutas, leches vegetales y semillas.

Nuestra salud depende, en gran medida, de lo que comemos, de la actividad física que realizamos y de los hábitos que seguimos. Una alimentación rica en vegetales y baja en azúcares y grasas propiciará un mejor estado de bienestar. En este sentido, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) recomienda que el azúcar no supere el 5% de las calorías de nuestra dieta.

Asimismo, un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) asocia un aumento de la ingesta de azúcares libres con un mayor peso corporal, lo que puede suponer un riesgo de desarrollar hipertensión, síndrome metabólico y diabetes.

Dulces sanos y apetecibles

  1. Yogur cremoso con manzana: corta una manzana en gajos y ponlos sobre la plancha caliente para que se concentren sus azúcares y sepan más dulces. Ponlo en el fondo de un vaso y añade encima yogur batido con canela. Es un postre muy digestivo que ayuda a fortalecer la masa ósea, regular el tránsito intestinal y reducir el colesterol.
  2. Mousse vegana de chocolate: bate la pulpa de un aguacate junto con la carne de dos dátiles, dos cucharadas de cacao desgrasado en polvo y un dedo de leche de avena. Esta espuma propicia el buen funcionamiento del corazón, mejora las capacidades cognitivas y calma los estados de ansiedad.
  3. Panacota baja en calorías: cuece unas fresas a fuego bajo y deja enfriar. Diluye gelatina en agua, escurre y mezcla con 50 ml leche desnatada caliente. Bátelo con 250 gramos de queso fresco desnatado. Por último, añade las fresas y ponlo todo en flaneras. Este postre sacia y nutre con un bajo nivel calórico y, encima, aporta vitamina B, vital para nuestro sistema inmunitario.
  4. Chía coco pudin: mezcla en un bol 5 cucharadas de semillas de chía, 4 de coco rallado, 500 ml de leche de coco sin azúcar, 1,5 gramos de estevia, un mango triturado y coco laminado. Tápalo y déjalo 8 horas en la nevera. Recuerda agitarlo antes de servir.
  5. Pastel con frutos secos: dora 25 gramos de nueces peladas, 25 g de almendras y trocea 50 g de higos y 50 g de orejones. Bate 3 huevos y mézclalos con 8 cl de leche y 100 g de mantequilla derretida. Mezcla los huevos con 150 g de harina de trigo y 75 g de harina de arroz, 1 cc de cuatro especias, una pizca de sal y los frutos secos. Vierte en un molde (previamente engrasado) y mete en el horno a 160ºC durante una hora. Este bizcocho es rico en grasa sana monoinsaturada, que nos previene de enfermedades cardiovasculares y coronarias.

Como ves, es posible disfrutar de un postre dulce y sabroso sin que contenga azúcares añadidos. Comienza por habituar a tu organismo a una menor cantidad de productos dulces manufacturados y, poco a poco, aprenderás a apreciar estos pasteles caseros.

Aprovecha la riqueza que ofrece la naturaleza para elaborar nuevas recetas imaginativas.