Aprovecha estos días para comer recetas típicas, ricas y sanas

La Semana Santa es una celebración religiosa que, a su vez, coincide con vacaciones y reuniones familiares que tal vez nos lleven a preparar o probar comidas especiales. Pero, gozar de buena compañía frente a la mesa no significa abandonar nuestra alimentación sana y equilibrada.

Además, la abstinencia de comer carne puede hacer que en estos días nuestra cocina incorpore nuevos hábitos y preparemos otro tipo de platos. En este post hacemos un repaso a las recetas más sanas, deliciosas y tradicionales de esta época.

  1. Garbanzos con bacalao

Este plato de cuchara tradicional es seguramente el más significativo de la cuaresma. El bacalao (pescado blanco) es rico en vitamina D, omega 3 y selenio, que nos ayuda a proteger nuestras células. A esta combinación hay que sumarle la gran cantidad de proteínas y fibra de los garbanzos.

Pela finamente dos dientes de ajo y una cebolla , ponlos en una cacerola con un poco de aceite de oliva virgen extra y cocínalos a fuego suave. Cuando empiecen a dorarse, añade una cucharadita de harina, una cucharada de pimentón dulce y un tomate rallado, y deja cocinar unos 5 minutos.

A continuación, agrega 400 gr de garbanzos, 250 gramos de bacalao, desalado y desmenuzado y mézclalo. Cubre con agua, sálalo (si es necesario) y deja que se cocine unos 15 minutos. Sírvelo con trocitos de huevo cocido por encima. Garbanzos con bacalao

  1. Patatas con albóndigas de seitán

La Semana Santa (sin la opción de la carne) es la ocasión prefecta para cocinar platos vegetarianos, repletos de nutrientes y beneficios. El seitán es un preparado de gluten que, aparentemente puede parecer carne, y aporta proteínas vegetales de gran valor.

Primero, cuece 200 gramos de seitán y mézclalo con un huevo y perejil, para darle forma a las albóndigas. Luego rebózalas en pan rallado. Paso seguido, mételas en el horno junto con 300 gramos de patatas cortadas a cuadrados durante 40-50 minutos. Patatas con albóndigas de seitán

  1. Torrijas digestivas

Las torrijas son uno de los dulces estrella de esta época y un postre muy sencillo de hacer, aunque un poco calórico.  Si queremos que nos salgan unas torrijas un poco más saludables, usa pan integral, leche desnatada o vegetal (soja, avellana o arroz) y miel.

Primero, aromatiza la leche con un poco de canela y una rodaja de limón, moja rodajas de pan duro y deja que la miga absorba bien la leche. Luego pásalo por el huevo y, en vez de freírlas, introdúcelas en el horno en una bandeja durante 5 minutos. Al sacarlas, si quieres endulzarlas más, emplea miel, panela o estevia. Torrijas digestivas