Te presentamos unas recetas nutritivas para entrar en calor, sin que tu bolsillo se resienta

Una alimentación saludable en invierno se basa en productos de temporada (frescos y asequibles) y preparaciones sencillas en forma de sopas, guisos y estofados.

Asimismo, los platos de cuchara tradicionales (con más verduras y menos carnes) son una opción idónea, ya que son pobres en calorías, pero nos brindan valiosas dosis de fibra, minerales y vitaminas, que nos ayudarán a prevenir resfriados y gripes

1. Potaje de habas y verduras

– Pon 300gr de habas secas ya peladas en remojo durante 24 horas. Al día siguiente hiérvelas a fuego lento durante una hora.

– Mientras, limpia y corta 2 patatas medianas, 1 cebolla, 1 tomate maduro, 2 hojas de col y 150gr de espinacas.

 – Cuando las habas empiecen a estar tiernas, agrega las verduras troceadas a la olla.

– Deja cocer unos 15 minutos y luego añade sal y un chorrito de aceite de oliva.

1. Potaje de habas y verduras

2. Berza con patata

– Limpia y trocea una berza de 500 gr. Pela y corta 1/2 kg de patatas. Cuécelo todo 20 minutos en una cazuela con agua y sal.

– Escurre la berza y las patatas, y resérvalas en una fuente.

– Pela y pica 3-4 ajos en láminas y dóralos en una sartén con unas 4 cucharadas de aceite. Por último, riega la berza y las patatas con el refrito y sírvelo.

2. Berza con patata

3. Sopa de garbanzos

– Pon 250 gr garbanzos en remojo la noche anterior. Al día siguiente cuécelos hora y media a fuego lento. También puedes usar garbanzos de bote y no haría falta este paso.

– En una sartén sofríe 1 cebolla picada, 2 tomates pelados y cortados en dados y 2 ajos. Luego incorpora el sofrito a la olla.

– Lava y corta 250gr de judías verdes, 1 zanahoria, 1 nabo, 250 gr de acelgas, 2 patatas medianas, 300 gr de calabaza. Añade estas verduras a la cazuela.

– Cuece todo durante 1,5h. A continuación incorpora un chorro de aceite de oliva, sal, azafrán y 4 puñados de arroz (mejor, integral). Deja cocer 20 minutos y sírvelo.

3. Sopa de garbanzos

4. Pollo con ajos tiernos

– Salpimenta los trozos de 1 pollo de corral cortado. Dóralos en una cazuela con aceite de oliva a fuego medio unos 5-10 minutos por cada lado. Sácalos y reserva.

– Baja el fuego y, si hace falta, retira dos cucharadas de grasa que ha soltado el pollo. Rehoga cinco minutos 1/2 cucharadita de semillas de hinojo, 2 hojas de laurel y 12 ajos tiernos picados, moviendo de vez en cuando.

– Moja con 150 ml de moscatel o vino dulce y deja que evapore el alcohol. Añade 150ml de vinagre de Jerez, 100 ml de agua y el pollo (los trozos de pechuga arriba). Tapa y cuece a fuego suave unos 30 minutos.

– Saca los trozos de pechuga, vuelve a tapar y deja que las patas y las alas se hagan 30 minutos más, añadiendo algo de vino y agua si se queda seco.

– Reincorpora la pechuga 2 minutos más y remueve para que el pollo se empape de la salsa.

4. Pollo con ajos tiernos

Los alimentos de temporada suelen ser más económicos que aquellos que son importados de otros países. Cuando comemos frutos de la estación obtenemos un aporte de minerales y vitaminas superior que si optamos por aquellos que han pasado por cámaras frigoríficas y han tenido una maduración artificial.