Te damos unas recomendaciones para aliviar los síntomas del hinchazón en brazo o pierna.

Decimos que se produce un Linfedema cuando aumenta el volumen de una parte del cuerpo, generalmente un brazo o una pierna, debido a un defecto del sistema linfático (encargado de limpiar de desechos el organismo).

Esta enfermedad, que afecta cerca de un millón de personas en España, va en aumento y es la secuela más importante del tratamiento de cáncer de mama. Según datos del Asociación Española Contra el Cáncer (aecc), las pacientes con cáncer de mama tratadas con extirpación de los ganglios de la axila poseen un riesgo de desarrollar Linfedema de hasta un 10% y hasta del 20%, si reciben, además, radioterapia.

Este hinchazón no aparece de forma repentina, de esta manera, los primeros síntomas pueden ser la sensación de pesadez en el brazo o endurecimiento de algunas zonas del mismo. No existe un tratamiento curativo eficaz (aunque la fisioterapia puede mejorar el Linfedema), por eso es primordial adoptar medidas preventivas para evitar su aparición y conocer y detectar las señales iniciales poder empezar lo  antes posible el tratamiento.

Cómo convivir con el Linfedema  

  1. Acepta los cambios en tu cuerpo: el aumento del perímetro del brazo puede afectar negativamente al estado de ánimo, a la forma en la que te ves a ti mismo y te relacionas con los demás, perjudicando tu calidad de vida. Lo mejor es intentar seguir disfrutando de la vida, conocer nuevas formas de arreglarte y cuidar tu cuerpo.
  2. Usa prendas anchas: la ropa apretada y el calor excesivo favorecen la obstrucción linfática. Es aconsejable emplear prendas holgadas y frescas, sobre todo, en la extremidad afectada, para permitir una mejor circulación. Cuando se trata de un brazo, usa un sujetador apropiado, con tirantes anchos y acolchados para no comprimir el hombro.
  3. Realiza una higiene adecuada: hay que extremar la higiene de la piel de la extremidad utilizando jabones neutros. Luego seca la epidermis minuciosamente, sin olvidar los pliegues y la zona entre los dedos. Recuerda aplicarte crema hidratante tras el lavado.
  4. Extrema las precauciones: evita las mordeduras y arañazos de perros y gatos. Ante cualquier herida en la piel del brazo o la pierna, lávala con agua y jabón y pon un poco de antiséptico. Si tienes hinchado el brazo, no te realices extracciones de sangre ni vacunas, usa guantes con el uso de cuchillos o tijeras y córtate las uñas con cortaúñas.
  5. Ejercicio sí, pero moderado: no hagas ejercicios vigorosos y repetitivos con el brazo. Puedes practicar una actividad física (andar, tenis, nadar…) pero controlando el tiempo de deporte y siempre con una prenda de compresión. Ante todo, hay que evitar cargar peso con la parte afectada.
  6. Alimentación equilibrada: lleva una dieta sana e intenta mantener un peso saludable. Incluye gran cantidad de frutas, verduras y legumbres a tus menús, modera el consumo de carnes y evita el exceso de sal en las comidas. No olvides beber mucha agua, recomiendan ingerir al menos unos 2 litros al día.
  7. Drenaje linfático manual:   debe ser realizado por un fisioterapeuta especializado en este campo. El objetivo del drenaje es la reabsorción del linfedema y la activación de la circulación linfática superficial.
  8. Presoterapia: es una medida de contención, que se utiliza también como tratamiento, que consiste en un manguito que se coloca en la pierna o el brazo. Esta funda hace una presión que va creciendo para, así, aumentar la eliminación de la linfa. Hay que usarlo todos los días durante un mes y con revisiones regulares para valorar su evolución. En este sentido, Oximesa posee una amplia gama de equipos (entre ellos manguitos de presoterapia) para tratar el linfedema de forma efectiva y cómoda en el domicilio.

Aplicando de forma combinada medidas sobre el cuidado de la piel, masajes linfáticos, vendajes, presoterapia y ejercicios se puede reducir la inflamación y el malestar.

Recuerda que un estilo de vida saludable te ayudará a tener mejor calidad de vida y aliviar las molestias del linfedema.