Ingerir un plato nutritivo, sano y no copioso a la noche te ayudará a dormir mejor.

Con el ritmo frenético de la vida diaria a veces comemos cualquier cosa durante el día y dejamos para la noche la comida más copiosa del día. Sin embargo, esta costumbre no es muy recomendada, ni para mantener un peso saludable ni para disfrutar de un sueño óptimo.

Aunque en España se cene bastante tarde, hay que intentar hacerlo unas tres horas antes de irnos a la cama, es decir, cuando hayamos hecho la digestión. Además, hay que evitar que los platos sean muy calóricos (fritos, salsas) y que contengan más vegetales y proteínas que hidratos de carbono.

De acuerdo con la Sociedad Española de Nutrición, en la cena debemos procurar consumir aquellos alimentos que no hemos ingerido durante el día, así como aquellos fáciles de digerir (como verduras cocidas, sopas, pescados y lácteos) para tener un descanso reparador.

Una cena saludable adecuada tiene que ser fácil de preparar, nutritiva y saciante. Los nutricionistas aconsejan que incluyamos hortalizas, arroz y pasta integrales, patatas y legumbres (en pequeñas cantidades para que no nos causen flatulencias), pescados, huevos, aves o pequeñas porciones de carne, frutas y lácteos.

Recetas sanas para el verano

Te ofrecemos algunas ideas de platos vitamínicos y deliciosos:

  1. Cena uno: crema fría de calabacín, merluza a la plancha y ensalada de lechuga con maíz y de postre, nísperos.
  2. Cena dos: cogollos con anchoas, tortilla de patata y cebolla y pan con tomate y un yogur.
  3. Cena tres: tomates con patatas a la provenzal, brochetas de carne y champiñones y albaricoques.
  4. Cena cuatro: crema de verduras, pizza de jamón y queso, y sandía.
  5. Cena cinco: pasta fresca con zanahoria y remolacha rallada y, de segundo, hamburguesa de ternera con pisto. Luego, un yogur.
  6. Cena seis: Ensalada de tomate y queso fresco, tortilla de patata, cebolla y calabacín y, por último, un yogur con melocotón.
  7. Cena siete: como entrante gazpacho y, como plato principal, ensalada de lentejas con atún, tomate picado, cebolla y olivas negras. De postre un vasito de compota de manzana

Como ves, existen opciones completas, ligeras y saludables para la última comida del día. Saltarse una cena o comer solo una pieza de fruta no favorece que adelgacemos ni que durmamos bien. La clave está en incorporar sopas, cremas de verduras, ensaladas y verduras hervidas con la que obtendrás nutrientes suficientes para la salud y para un descanso de ensueño.

Recuerda el dicho popular: "desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo".