Este deporte eleva el ánimo, tonifica el cuerpo y aporta vitalidad en pleno invierno

Uno de los atractivos del invierno es la llegada de la nieve a las montañas. Muchos amantes del deporte eligen estas fechas para practicar ejercicio al aire libre, como el esquí o el snowboard.

Se cree que esquiar campo a través es una actividad que tiene al menos 6.000 años de antigüedad, según la Real Federación Española de Deporte de Invierno. De hecho, los esquíes ya se utilizaban en los países nórdicos como medio de transporte y para cazar.

Hoy día existen numerosas modalidades sobre la nieve, aparte del esquí clásico (de fondo o alpino). Todas ellas se consideran disciplinas divertidas (algunas extremas) y que mejoran la salud física  y mental.

Beneficios de esquiar

Los deportes de invierno aportan múltiples ventajas para nuestro bienestar:

Revitaliza: se practica entre montañas, lejos del ruido y de la contaminación de la ciudad, lo que nos reporta aire puro, contacto con la naturaleza y una mayor exposición a los rayos de sol.

Trabajo muscular: exige la fuerza y la movilización de un gran número de músculos, desde el abdomen hasta la espalda, hombros y piernas, porque están en constante flexión y extensión.

Sube el ánimo: ofrece una inyección extra de buen humor y eleva la autoestima, que puede estar un poco baja en invierno (por el mayor número de horas de oscuridad o por pasar más tiempo en casa), previniendo así la tristeza.

Mejora el equilibrio: aparte de entrenar la coordinación entre brazos y piernas, mejora el sentido del equilibrio.

Quema calorías: se trata de un deporte muy completo, también cardiovascular, que hace que se eliminen calorías del cuerpo, favoreciendo un peso saludable.

Favorece el corazón: es un ejercicio de resistencia y de intensidad moderada que favorece el sistema cardiovascular y respiratorio.

Hace ‘equipo’:  su práctica es beneficiosa tanto para disfrutar con amigos como para  familias, fomentando valores como el trabajo en equipo y la competición sana.

Como ves, el esquí es una actividad que puede ayudarte a mejorar tu bienestar: te hará más fuerte y ágil, y el contacto con la naturaleza te reconfortará.

Tu próxima escapada a la nieve puede convertirse en una aventura sana, amena y emocionante.