Este invierno prevén los catarros y goza de mejor salud

El resfriado o catarro es una enfermedad infecciosa del aparato respiratorio causada por un virus, que en invierno encuentra el mejor escenario para desarrollarse. Es la dolencia leve más extendida del mundo y afecta, de media, tres veces por año a una persona.

A pesar de que sus síntomas (goteo nasal, congestión, lagrimeo en los ojos, irritación de garganta) se asimilan a los de la gripe, no provoca fiebre alta y suele curarse en una semana.  La genética juega un papel relevante en la prevención, pero siguiendo una serie de hábitos saludables podemos también librarnos de él.

Cómo prevenir los catarros

  1. Cuida la alimentación: una dieta rica en vegetales y baja en carnes rojas y grasas saturadas es esencial para que el sistema inmune pueda vencer a los microbios.
  2. Higiene de manos: lávate las manos con agua y jabón, con frecuencia y durante al menos 20 segundos para evitar que los microorganismos penetren en el organismo.
  3. Ventila las estancias: airea los espacios cerrados, como mínimo 15 minutos, así los microorganismos no se concentrarán en el ambiente.
  4. Abrígate: usa prendas adecuadas para el frío, protégete la cabeza, la garganta y los pies porque, de no ser así, el organismo se enfria en su conjunto.
  5. Hidrátate: Ingiere muchos líquidos, en forma de agua, infusiones y sopas. Un ambiente reseco en las mucosas respiratorias propicia el desarrollo de microbios.
  6. No fumes: El tabaco disminuye las defensas del organismo. Las personas fumadoras tienen el doble de posibilidades de resfriarse respecto a aquellos que no fuman.
  7. Descansa lo suficiente: Dormir menos de seis horas cuadriplica el riesgo de contagio. El cuerpo necesita un mínimo de siete para recuperar la energía.
  8. La actitud: Ser positivo y controlar el estrés puede mejorar la salud de nuestro sistema inmune y favorecer una más pronta recuperación.