Puros, limpios y versátiles, estos gases permiten optimizar el rendimiento de producción.

Los gases especiales son aquellos que cubren los gases que son muy poco comunes o de una gran pureza (99,995% o superior), ayudando a aumentar la productividad, optimizar el rendimiento y reducir los costes de producción de numerosas empresas.

Sectores como el farmacéutico, el electrónico o el petroquímico se benefician de las propiedades únicas de estos gases.  De esta manera, son utilizados en una amplia variedad de aplicaciones como cromatografía de gases, espectrometría de masas, tecnología de análisis, control de los gases ambientales y de automoción, tecnologías láser.

Asimismo, en los últimos años se ha aumentado el grado de pureza necesaria de los gases especiales. Sobre todo, debido al incremento de la calidad de los productos y de los procesos que ha hecho posible una mejora considerable en todo el sector.

Categorías de gases especiales:

  • Analíticos: se trata de gases ultrapuros, que han sido desarrollados para que el usuario analítico pueda obtener mayor sistematicidad y precisión. Poseen unos niveles ultrabajos de impurezas críticas.  Dentro de este grupo, se encuentran el acetileno, dióxido de carbono ultrapuro líquido, helio, hidrógeno, nitrógeno y mezclas de procesos.
  • Para dispositivos médicos: hay el hexafluoretano (se utiliza en la cirugía ocular para el desprendimiento de retina), el hexafluoruro de azufre, el octafluoropropano o el óxido nitroso (fuente de frío en la crioterapia).
  • Gases medicinales: aire sintético medicinal (vector de medicamentos administrados por inhalación  ,  en la ventilación mecánica, en la anestesia y la reanimación), óxido nitroso  y  oxígeno medicinal.

Ventajas de los gases específicos

  1. Adecuados para cada aplicación: un único gas puro no siempre es lo que su aplicación necesita. No obstante, los proveedores de gases han desarrollado una serie de técnicas de purificación para eliminar las impurezas de las combinaciones con el fin de maximizar la eficacia y estabilidad.
  2. Alta calidad: las mezclas actuales de los fabricantes están más enriquecidas y garantizan precisión y alta calidad en entornos más exigentes, especialmente para soldadura y corte.
  3. Equipos seguros para su manipulación: los equipos de regulación de gas son precisos, seguros y eficaces y permiten maximizar la productividad. Existen desde dispositivos de flujo y sistemas de suministro de gases hasta reguladores.
  4. Ayudan a optimizar costes: los gases especiales suelen incrementar la producción de los sectores que los utilizan y optimizan su rendimiento para ahorrar costes y gastos. Asimismo, al ser tan limpios, no cuentan con un proceso de supresión de sustancias de desecho después de la elaboración de algún producto, por lo que aumentan la velocidad de las operaciones.
  5. Son versátiles: están muy presentes en nuestro día a día, se emplean para calentar, enfriar, congelar, soldar o suministrar energía. Y es que son sustancias indispensables para numerosos sectores como el de la medicina, la investigación científica, la conservación del medio ambiente, la fabricación de aparatos electrónicos, así como la producción de vidrio, plástico o caucho y en las industrias alimentaria, química o del metal.
  6. Respetan el medio ambiente: la mayoría de los proveedores dedican gran parte de su tiempo a obtener mezclas que no sean contaminantes y respeten el medio ambiente. Incluso, en ocasiones estas empresas incrementan la productividad de sus productos y mejoran su calidad.

Como vemos el uso de gases especiales ayuda a las entidades a optimizar su actividad, tener menores costes a largo plazo, mayor productividad y flexibilidad operativa; haciendo más con menos. Desde Praxair creemos que la elección del gas adecuado es clave para el éxito, por eso es tan importante comprender los objetivos de todos y cada uno de nuestros partners.