Es nuestra herramienta para comunicarnos. Aprende cómo mantenerla sana

La afonía es la pérdida de la voz completa o parcialmente. Los síntomas de este trastorno pueden ir desde tener voz que no se oye, voz ronca o dolor de garganta, hasta sequedad o garganta irritada y roja.

Padecer enfermedades del aparato respiratorio (faringitis, amigdalitis, tos, etc.), forzar demasiado la voz, ingerir productos tóxicos o irritantes, sufrir frío intenso o dormir con la boca abierta suelen ser algunas causas de la afonía.

Consejos para evitar la afonía

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello ha elaborado un Decálogo de Cuidados de la Voz en el que se incluyen algunas recomendaciones para la buena salud de la garganta y las cuerdas vocales.

  1. No forzar la voz: intentar no gritar, controlar más la respiración y tratar de usar más los músculos del diafragma que los de la garganta para no forzar las cuerdas vocales.
  2. No hablar fuerte en ambientes ruidosos: si la voz compite con un ruido ambiental intenso, siempre perderá. Es preferible hablar de frente al interlocutor, articular más de lo habitual y hablar claro y lento para evitar repetir.
  3. No fumar: el tabaco es un factor irritante para la laringe. El humo pasa entre las cuerdas vocales y favorece la aparición de edemas o pólipos. Además, es la principal causa de cáncer de laringe.
  4. No hablar en exceso: en general, no se debe hablar más de 4 horas seguidas ni cantar más de 2 horas. Es importante descansar la voz haciendo periodos de 15-20 minutos de silencios dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono y evitar interrumpir a otros.
  5. Hidratarse bien: habría que beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales esté bien hidratada. Para tomar más líquidos podemos ingerir agua cada vez que comamos, tener siempre a mano una botella y evitar los caramelos de menta que resecan más.
  6. Descansar lo suficiente: deberíamos dormir más de seis horas y reposar antes de utilizar mucho la voz para obtener el máximo rendimiento vocal. Recuerda que la fatiga corporal se refleja en la voz.
  7. No utilizar el aire pulmonar residual al hablar: hablar con el resto final de aire y sentir sensación de ahogo comporta un esfuerzo vocal. Esto ocurre cuando se marcan las venas del cuello al hablar.
  8. No ingerir productos helados: es aconsejable no tomar productos que puedan producir afonía o ronquera, limitar el consumo de agua muy fría o de helados en verano. Y en caso de hacerlo, mantenerlos unos instantes en la boca para que se calienten.

Los otorrinolaringólogos aconsejan acudir a la consulta en caso de sufrir cualquier trastorno de la voz que dure más de dos semana. Las personas que trabajan con la voz deberían visitar una vez al año al especialista para una revisión.