¿Sabes cómo disfrutar del verano sin que tu salud se resienta? ¡Atento!

El verano nos impulsa a pasar más tiempo fuera de casa, estirar los horarios y saltarnos algunas rutinas. Sin embargo, esto puede traducirse en una alimentación inadecuada, en un descenso de la actividad física y, por tanto, en un aumento de peso.

Sin embargo, la época estival puede ser la oportunidad ideal para cuidarse más. Tenemos a nuestro alcance nuevas frutas y verduras de temporada, además podemos aprovechar el buen tiempo para hacer más deporte al aire libre, como senderismo, patinar, nadar o montar en bicicleta.

Cómo vivir un verano más sano

1. Muévete más: no busques excusas para quedarte en el sofá. Dedica uno o dos días a la semana a hacer el deporte que más te motiva e intenta estar activo, al menos 30 minutos al día. Así, si ingieres calorías de más, el ejercicio físico te ayudará a gastarlas.

2. Modera el consumo de refrescos: trata de no tomar bebidas azucaradas o con gas. Hay opciones más saludables, como té helado, café con hielo, zumos naturales o granizados. Aunque si hace calor, el agua es la mejor opción para calmar la sed.

3. Platos más verdes: prepara más ensaladas, legumbres o pasta o arroz integrales. Son platos ligeros, de fácil digestión y se pueden combinar de muchas maneras. Adquiere hortalizas de temporada, ahora es época de tomate, rábano y lechuga.

4. Tentempiés sanos: la idea es comer menos cantidad, más veces al día. Entre horas, puedes consumir frutas, palitos de verdura o frutos secos. Las frutas de verano (melón, sandía, ciruelas, fresas, melocotón…) contienen más agua y resultan más económicas.

5. Comidas fuera: si sales a comer o a cenar fuera de casa, opta por un plato de carne magra o pescado a la plancha con verduras de guarnición, antes que fritos o rebozados e intenta acabar con una fruta o una infusión, y dejar los licores para una ocasión especial.

En la medida de lo posible, es aconsejable planificar los menús semanales, de esta manera, ahorramos dinero en la cesta de la compra, optimizamos el tiempo en la cocina y solemos preparar recetas más sanas y equilibradas.