El calor no es incompatible con el ejercicio. Pero, hay que tener en cuenta unas claves

El buen tiempo nos aporta más vitalidad, nos anima a salir a la calle, y a disfrutar más de actividades al aire libre. Pero el calor también puede acarrear algunos riesgos, si no tomamos las medidas adecuadas.

Te damos algunas recomendaciones para que las altas temperaturas, el sol sobre tu piel y el grado de humedad no mermen tu rendimiento.

6 Pautas para entrenarse con calor

  1. Hidratarse bien: lo primero a tener en cuenta si queremos realizar una actividad física es prevenir la deshidratación por el exceso de sudoración. Para evitar esto, es esencial reponer los líquidos del cuerpo de manera frecuente y esperar a tener sed para beber agua. Además, trata de no abusar de las bebidas con cafeína, alcohol o azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.
  2. Protegerse del sol: utiliza cremas de protección solar específicas para deportistas que resisten mejor al sudor y al agua. Aplícatela en cantidad generosa, unos 30 minutos antes de salir a la calle. Si vas a entrenar mucho tiempo, ponte gorra y gafas que filtren los rayos ultravioletas.
  3. Evita las horas de más calor: no es aconsejable exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12h a 17h). Es preferible salir a primera o a última hora del día, nunca cuando el sol está en lo más alto y los rayos son perpendiculares.
  4. Viste ropa adecuada: usa prendas de ropa y calzado ligeros, de colores claros, preferiblemente de algodón y que faciliten la transpiración. No lleves vestimenta negra porque absorberá más los rayos y tendrás más calor.
  5. Mide lo que comes: no es recomendable practicar deporte con el estómago vacío, ni tampoco comer en abundancia. Lo mejor es comer con moderación alimentos ligeros, de fácil asimilación y, al menos, dos horas antes de ejercitarte, para prevenir cortes de digestión.
  6. Escucha tu cuerpo: no intentes batir tus objetivos cuando la temperatura es muy alta. Si corres, puede que vayas más lento pero, así, notarás menos fatiga. A más de 15 grados, cada 5 grados que se añade, tu marca disminuye hasta un minuto.
Ni el calor ni el frío son excusas para no hacer deporte. Sal, ¡tu cuerpo y tu mente lo agradecerán!