Mezclar algunos productos puede ayudarnos a absorber mejor los nutrientes esenciales

La elección y forma de combinar los alimentos constituye nuestra dieta. No obstante, la manera de mezclarlos influirá notablemente en el aprovechamiento de los nutrientes, en la digestión y en el mantenimiento de un peso equilibrado.

Asimismo, mezclar adecuadamente los ingredientes evita la producción de flatulencias y molestias estomacales, la acidez de estómago y reflujo, y la acumulación de toxinas en el organismo.

Los nutricionistas indican que una alimentación equilibrada debe contener aproximadamente un 55% de hidratos de carbono de las calorías diarias, entre el 25-30% de grasas, entre el 10-15% de proteínas .

Cómo mezclar las comidas

Legumbres con verduras: la unión de legumbres y verduras consigue proteínas de alto valor biológico y convierte el plato en un alimento completo.

Carne o pescado con verduras: la proteínas de origen animal (carnes, huevos o pescado) necesitan una digestión larga. Para evitar el reflujo y los gases, mejor comerlos con verduras frescas que se digieran de forma simple, como los espárragos, calabacín, pepino o lechuga.

Frutas, mejor solas: la forma más conveniente de absorber las vitaminas de la fruta es comerlas solas a media mañana o a media tarde. Si combinas varias, que sean del mismo tipo.

Legumbres y cereales integrales: estos alimentos vegetales juntos suman proteínas vegetales de alto valor biológico. Se pueden combinar a través del pan, harinas, tofu o hummus. Esto es realmente útil en dietas vegetarianas.

Legumbres y cítricos: se recomienda tomar kiwis, naranjas, mandarinas o frutas ricas en vitamina C después de platos como las lentejas o semillas, ya que así aumenta la absorción de hierro saludable y vegetal.

Frutas suaves con arroz, pan o pasta: las frutas muy ácidas, como el kiwi, la piña, la naranja, las cerezas o las fresas inhiben la absorción de los hidratos de carbono. También el tomate contiene ácido málico que no favorece la digestión de los almidones. Intenta no tomarlos juntos.

Modera el agua en las comidas: el exceso de agua durante la comida puede diluir los jugos gástricos y hacer más difícil la absorción de nutrientes y el término de la digestión.

Combinaciones sanas

Garbanzos con espinacas: los garbanzos son legumbres que aportan carbohidratos y fibra y hierro. Combinan bien con el agua, la vitamina C y el calcio de las espinacas.

Lentejas con arroz: el arroz sacia y contiene metionina, que es más escaso en las legumbres. Las legumbres contienen lisina, que falta en los cereales. La combinación de ambos logra proteínas completas.

Espaguetis con salsa al pesto: esta salsa combina albahaca con piñones, lo que hace que las vitaminas liposolubles de las hierbas se absorban mejor. Además, los hidratos de la pasta se digerirán con más facilidad.