¿Sabías por qué este fruto seco es tan recomendable? ¡Te lo contamos!

Las castañas son un fruto seco un poco particular. Son muy ricas en hidratos de carbono, contienen pocas grasas y proteínas, son fáciles de digerir y nos proporcionan energía sana y duradera.

Además, es uno de los frutos secos menos calórico, debido a su escasa proporción en grasas y la gran cantidad de agua que posee: 190 calorías por 100 gramos, mientras que los anacardos tienen 500 kcal y las nueces o avellanas 600 kcal.

Beneficios de las castañas

1. Reconstituyente físico: son aconsejables en episodios de cansancio físico y mental, debilidad y falta de vigor. Es un alimento que nutre, reconforta y aporta energía saludable.

2. Activan el tránsito intestinal: son ventajosas para evitar y prevenir el estreñimiento, mejorar la flora intestinal y regular el tránsito.

3. Propician la buena salud del corazón: son fuente de potasio, un mineral útil para controlar la retención de líquidos, mejorar la hipertensión y favorecer el funcionamiento del corazón.

4. Óptimas en el embarazo: es un alimento vegetal adecuado para mujeres embarazadas y en estado de lactancia, ya que contienen hidratos de carbono de absorción lenta, altos niveles de ácido fólico y vitamina B.

5. Aptas para diabéticos: suministran abundante fibra e hidratos de absorción lenta, que no elevan bruscamente los niveles de azúcar en sangre. Eso sí, la ración debe ser la mitad a la habitual, es decir, unas 6 castaña o 50 gramos.

6. Fortalece las defensas: gracias a sus vitaminas del grupo B nos ayudan a absorber las proteínas, grasa y carbohidratos ingeridos y a mantener las defensas en buen estado.

Platos con castañas

Por su contenido en taninos no se recomienda consumir las castañas crudas, pues podrían producir molestias intestinales. Te explicamos 3 recetas fáciles y sabrosas:

– Puré de castañas

Cuece un kilo de castañas en agua con sal, durante 20 minutos. Deja templar y pélalas. Ponlas en un bol, añade 220ml de leche caliente y tritura. Calienta 90g de mantequilla, añade a la mezcla y sigue batiendo. Rectifica de sal. Este puré sirve como acompañamiento de pescado o carne.

– Risotto de otoño

Corta y fríe una cebolleta a fuego lento. Cuando tome color añade 120 g de arroz y 30ml de vino y deja que evapore. Pela y pica media calabaza. Añade a la cazuela, junto con 2 castañas (peladas y troceadas) y unas setas. Vierte 500 ml de caldo de verduras poco a poco, durante unos 20 minutos. Al final añade un chorrito de aceite, un vasito de nata líquida y 30 gr de queso de cabra.

– Lombarda con castañas y piñones

Cuece una lombarda en trozos medianos en agua con sal hasta que quede blanda. Cuela y reserva. Aparte, en una sartén fríe 3 dientes de ajo laminado. Añade la lombarda, agrega sal, un chorro de vinagre de Jerez y rehoga a fuego fuerte. Añade 250 gramos de castañas y un puñado de piñones y rehoga 10 minutos más.

Recuerda que las castañas deben formar parte de una alimentación equilibrada, con más verduras y hortalizas y menos carne.