Los nuevos dispositivos móviles de Oxigenoterapia conceden más movilidad  y sencillez al paciente.

Todos respiramos el aire del ambiente, que contiene un 21% de oxígeno y un 79% de nitrógeno y otros gases. Esta cantidad de O₂ es suficiente para asegurar el correcto funcionamiento de todos nuestros órganos.

Sin embargo, en muchas enfermedades respiratorias se produce un fallo en la ventilación y en el intercambio de gases (O₂ y CO₂) que tiene lugar en los pulmones, lo que conlleva la aparición de una insuficiencia respiratoria (disminución de los niveles de O2 en sangre con o sin aumento de los niveles de CO2). Uno de los tratamientos para estas dolencias consiste en incrementar de forma artificial la concentración de O₂ en el aire que respira la persona. Sólo es eficaz si el paciente tienes niveles de O2 bajos.

El oxígeno domiciliario es fundamental para los pacientes que sufren una falta crónica del mismo. Esta insuficiencia necesita ser medida por el análisis de sangre arterial (gases en sangre o Gasometría arterial) o indirectamente por oximetría o Pulsioximetría (prueba que detecta la saturación de O₂ a través de la piel). Las cifras normales de presión de Oxigeno arterial son entre 75-100 mmHg , normalmente el medico puede prescribir tratamiento con Oxigeno cuando los valores son inferiores a 55-60 mmHg. Con niveles superiores no se ha demostrado ningún beneficio.

Una empresa de servicios cómo Praxair , es la mejor elección para proporcionar el Oxígeno en forma de botellas , concentradores o incluso oxígeno líquido, en función de las necesidades de la persona. Asimismo, para conseguir la máxima eficacia se recomienda usarlo como mínimo 16 horas al día, incluyendo siempre la noche. Aunque no siempre se sienta la falta de oxígeno, el cuerpo puede sufrir daños si los niveles en sangre son lo suficientemente bajos.

Ventajas de la botella de Oxigeno

La botella inteligente incluye los aspectos positivos de los envases compactos (seguridad, manejabilidad y ligereza), pero incorpora, además, las últimas novedades tecnológicas.

  1. Claridad: posee un display digital en el que aparece la información relevante de forma clara. En la pantalla se muestran los iconos del consumo y el caudal de oxígeno, los litros de gas que quedan y el tiempo de autonomía del aparato.
  2. Seguridad: el dispositivo cuenta con alertas sonoras y visuales que avisan al llegar a niveles críticos de gas (¼ de su capacidad) y cuando quedan solo 15 minutos de administración del caudal seleccionado. Estos datos proporcionan al paciente una mayor sensación de seguridad y garantía.
  3. Eficiencia: los parámetros básicos son visibles en la pantalla digital, lo que aporta más fiabilidad. Igualmente, el suministro de gas se calcula cada minuto, haciendo un uso eficiente del mismo, por lo que se requieren menos cambios de botellas, optimizando el consumo al máximo.
  4. Sencillez: tiene un diseño ergonómico y fuerte que protege de golpes la válvula integrada, el regulador y el sistema electrónico. Además, su estructura inteligente hace que sea más fácil de levantar, mover y operar en cualquier situación. En definitiva, el manejo resulta más sencillo y cómodo.

Los especialistas aconsejan mantener una correcta higiene de la botella y, sobre todo, no fumar, ya que el tabaco puede suponer la pérdida de efectos del tratamiento de oxigenoterapia y un alto riesgo de incendio.

Como ves, la botella inteligente ofrece mayor confianza, tranquilidad y autonomía a las personas, permitiendo a los equipos médicos enfocarse en lo más importante, el cuidado del paciente.