Aerosolterapia

Aerosolterapia

Es una forma de tratamiento que consiste en suministrar partículas en aerosol a través de un aparato llamado nebulizador.

¿Qué es un aerosol?
Son suspensiones o soluciones de partículas sólidas o líquidas contenidas en un gas formando una “nube”.

¿Qué es un nebulizador?
Es un aparato que tiene la capacidad de convertir un líquido en partículas en aerosol, creando una fina niebla que puede ser respirada por el paciente al coger aire, para que una sustancia o un fármaco pueda depositarse en el aparato respiratorio y ejercer una acción terapéutica.

¿Qué pacientes pueden precisar aerosolterapia?
Pacientes con Bronquiectasias de distintas causas, Fibrosis Quística, pacientes con determinados microorganismos en los bronquios y pacientes con el virus de la inmunodeficiencia humana.
En determinados casos, también será útil en pacientes con Asma y EPOC.

¿Qué sustancias se utilizan en la aerosolterapia?

  • Fármacos dilatadores de los bronquios (broncodilatadores) o antiinflamatorios(corticoides) en los casos de pacientes que presenten broncoespasmo (bronquios inflamados y estrechos) y que no puedan administrarse el tratamiento inhalado con los inhaladores convencionales como sería el caso de ancianos o pacientes graves.
  • Sustancias que fluidifican (hacen más líquidas) las secreciones como serían suero salino a distintas concentraciones o algunas sustancias mucolíticas (rompen el moco) con el fin de eliminarlas mejor.
  • Algunos antibióticos, como colistina, tobramicina o aztreonam, para tratar de forma directa la infección que se padece en los bronquios. Estas sustancias mencionadas se administrar para que lleguen a los bronquios y pulmones y también en el tratamiento de las afecciones inflamatorias de vías altas (nariz y garganta) como laringitis o sinusitis.

¿Qué ventajas tiene la aerosolterapia?
La administración de sustancias o fármacos por esta vía permite que entren en contacto directamente con las zonas de las vías respiratorias afectadas, logran un efecto rápido con menores dosis de medicamento y disminuyen los efectos secundarios.


TIPOS DE NEBULIZADORES

  • NEBULIZADORES TIPO ULTRASÓNICOS
    En estos aparatos el aerosol se produce al vibrar un cristal piezoeléctrico que rompe la solución líquida produciéndose una nube de partículas. Pueden nebulizar grandes cantidades de líquidos. Hoy día se usan poco: principalmente para la humidificación de la vía aérea superior, las vías aéreas inferiores en casos de intubación o traqueostomía y cuando se requiere inducción del esputo para diagnóstico. Son adecuados para nebulizar agua y suero salino a distintas concentraciones.

  • NEBULIZADORES DE TIPO JET O DE CHORRO

    Consisten en una cámara de nebulización en la que se genera un aerosol mediante un flujo de gas. El gas que nebuliza la solución en la que está disuelto el medicamento puede ser generado por un compresor eléctrico (aparato que se enchufa a la red eléctrica) o por un compresor de gas (oxígeno o aire).

    El líquido a nebulizar se deposita en la cazoleta que tiene un orificio por donde entra el gas, generado por el compresor, y un tubo capilar por donde asciende el líquido una vez que ha sido nebulizado. Cuando la solución medicamentosa almacenada en la cazoleta choca con el chorro de gas que se introduce a gran velocidad, se dispersa en pequeñas gotas que pueden penetrar en las vías aéreas.

    Estos aparatos son adecuados para nebulizar: broncodilatadores, antiinflamatorios, suero salino a distintas concentraciones, mucolíticos y también antibióticos si se emplean con un compresor de alto flujo.

  • NEBULIZADORES DE MALLA VIBRATORIA
    El aerosol se genera al pasar el líquido a nebulizar por los agujeros contenidos en una malla. Este tipo de nebulizadores no necesitan compresor y en comparación con los de tipo jet son muy poco voluminosos, silenciosos y más rápidos. Pueden funcionar con baterías y son fácilmente transportables. Su eficacia es superior a los jet con un mayor depósito pulmonar y una pérdida menor del fármaco al ambiente. Sirven para nebulizar soluciones y suspensiones y por lo tanto también para nebulizar antibióticos.